Despiden a maestro de jardín de niños; sus tatuajes desataron pesadillas a un alumno (+fotos)

Sylvain Helaine, de 35 años, todavía enseña a niños desde los seis años en adelante, y dijo que, después de un shock inicial cuando lo ven por primera vez, sus alumnos ven más allá de su apariencia

Despiden a maestro de jardín de niños; sus tatuajes desataron pesadillas a un alumno (+fotos)
Foto: Reuters Comenzó a hacerse tatuajes a los 27 años cuando, mientras enseñaba en una escuela privada en Londres

De pies a cabeza, ninguna parte de su cuerpo está libre de tinta, ni siquiera el blanco de los ojos o la lengua, denunció que le impidieron enseñar en un jardín de niños francés después de que un padre se quejó de que asustó a su hijo.

Dijo que el año pasado estaba enseñando jardín de infancia en la escuela primaria Docteur Morere en Palaiseau, un suburbio de París, cuando los padres de un niño de tres años se quejaron ante las autoridades educativas. Dijeron que su hijo, a quien Helaine no le enseñó, tuvo pesadillas después de verlo.

Y es que los motivos florales de colores en el cráneo, cabeza de demonio en la espalda y sus ojos rellenos con tinta negra, provocaron el temor del menor.

Un par de meses después, las autoridades escolares le informaron que ya no enseñaría a niños de jardín de infantes, dijo. “Creo que la decisión que tomaron fue bastante triste”, dijo Helaine.

Un portavoz de la autoridad educativa local dijo que se llegó a un acuerdo con Helaine para alejarlo de la enseñanza del jardín de infancia. Los alumnos menores de seis años “podrían asustarse por su apariencia”, dijo el portavoz.

 A pesar de los contratiempos, Helaine dijo que seguiría con la carrera que eligió. “Soy maestro de escuela primaria … amo mi trabajo”.

Sin embargo, el profesor Sylvain Helaine, de 35 años, todavía enseña a niños desde los seis años en adelante, y dijo que, después de un shock inicial cuando lo ven por primera vez, sus alumnos ven más allá de su apariencia.

“Todos mis estudiantes y sus padres siempre fueron buenos conmigo porque básicamente me conocían”, dijo Helaine, quien calculó que ha pasado alrededor de 460 horas bajo la aguja de los tatuadores.

“Es solo cuando la gente me ve desde lejos que pueden asumir lo peor”.

Aceptar a las personas que son diferentes

Contó que comenzó a hacerse tatuajes a los 27 años cuando, mientras enseñaba en una escuela privada en Londres, tuvo una “crisis existencial”. Desde entonces, dijo, “Hacerme tatuajes es mi pasión”.

Dijo que esperaba mostrar a sus alumnos que deberían aceptar a las personas que son diferentes a la norma. “Tal vez cuando sean adultos serán menos racistas y menos homofóbicos y de mente más abierta”, dijo.

EFVE