Tras enterrar la cabeza, el hombre abandonó el lugar, dejando a la mujer con la responsabilidad de deshacerse del resto del cuerpo

Un hombre descubrió que su esposa tenía una aventura, mató al amante y luego la forzó a mutilar el cadáver antes de abandonarla a varios kilómetros de su hogar con el cuerpo de la víctima, según informa el portal The Daily Beas.

Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado en la localidad de Jaffrey, en el estado de Nuevo Hampshire, Estados Unidos. La autoridad ordenó el arresto de Armando Barron, de 30 años, y Britany Barron, de 31, quienes están acusados ​​de la muerte de Jonathan Amerault, de 25 años.

Oficiales de Conservación de la Vida Silvestre encontraron en el campamento a la mujer y les confesó que supuestamente su esposo le había ordenado que se deshiciera de lo restos de Amerault y donde hallaron el cuerpo decapitado.

«Estoy en un gran problema», mencionó Britany Barron a los agentes que la encontraron en el bosque.

El sitio web de opinión estadounidense relató que al descubrir casualmente mensajes de carácter amoroso en el teléfono de su esposa, Armando Barren se enfureció y golpeó a la mujer hasta dejarla inconsciente. Luego, tomó el celular de Britany y, haciéndose pasar por ella, escribió al amante, Jonathan Arsenault, diciéndole que se vieran esa misma noche.

Al llegar junto con su esposa al parque convenido, Armando golpeó brutalmente a Arsenault, de 25 años, y le ordenó a Britany que lo matara. Como la mujer se negó, decidió acabar él mismo con la vida del joven disparándole tres veces.

Para intentar ocultar las huellas del delito, Armando transportó el cadáver de Arsenault hasta un campamento situado a 360 kilómetros de la ciudad, en un auto que obligó conducir a su mujer, y una vez allí la forzó a cortar la cabeza de la víctima con una sierra.

Tras enterrar la cabeza, el hombre abandonó el lugar, dejando a la mujer con la responsabilidad de deshacerse del resto del cuerpo.

Armando fue arrestado mientras presuntamente planeaba una fuga con su hija, de nueve años, y actualmente se enfrenta a un cargo por homicidio agravado.

La mujer que fue hallada en el campamento por guardas forestales, también está en custodia bajo la acusación de manipulación de pruebas.

Durante una vista ante un tribunal el viernes, el abogado de la mujer, Richard Guerriero, afirmó las acciones de su clienta fueron «bajo coacción» y que debería ser liberada bajo arresto domiciliario.

«En un lenguaje sencillo, ayudó a resolver este crimen», dijo el abogado al juez, según el New Hampshire Union Leader.

El fiscal, Scott Chase, mencionó que debería permanecer tras las rejas.

“Ella cooperó. Ella cooperó después de que la atraparon”, dijo el juez, quien le ordenó permanecer encerrada. Su esposo también fue detenido sin derecho a fianza.

 

 

AR