El presidente estadounidense, Donald Trump, identificó a México como uno de los principales países productores o de tránsito de drogas en el año fiscal 2021, junto con Afganistán, Bahamas, Belice, Bolivia, Birmania, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, Nicaragua, Paquistán, Panamá, Perú y Venezuela.

La administración del republicano aclaró en un comunicado que la presencia de un país en la lista no es “necesariamente reflejo de los esfuerzos antinarcóticos de su Gobierno o su nivel de cooperación con Estados Unidos“.

Pero señala que en 2019 advirtió que “consideraría determinar que México fracasó en mantener sus compromisos internacionales en el control de drogas si no intensificaba sus esfuerzos para incrementar la erradicación de opio e interceptar drogas ilícitas antes de que cruzaran la frontera”.

En la nueva versión del Memorando Presidencial para Determinar a los Países Principales de Producción y Tránsito de Drogas Ilegales se determina que: “A menos que el Gobierno mexicano demuestre un progreso sustancial en el próximo año, respaldado por datos verificables, México correrá un grave riesgo de que se descubra que no ha cumplido de manera demostrable sus compromisos internacionales de control de drogas”.

“Los decomisos de drogas en México siguen siendo demasiado bajos ante estas amenazas críticas de drogas”, agrega, “estos cárteles representan una clara amenaza para México y la capacidad del Gobierno mexicano de ejercer un control efectivo sobre partes de su país.

“México debe demostrar claramente su compromiso de desmantelar los cárteles y sus empresas criminales y hacer más para proteger las vidas de los ciudadanos mexicanos y estadounidenses amenazados por estos grupos”.

Sin embargo, añade, este año México aprobó reformas para la incautación de activos, además de que aumentaron las extradiciones de narcotraficantes a EU e hizo progresos en el combate al opio en 17 años.

LEG