“La mayoría de las mujeres aquí se casaron a los 13 años y se divorciaron a los 20”, dijo Hussein. "No tienen a nadie que los alimente"

Hafsa fue casada a los 13 por su padre con un hombre que pagó $100. Ella y su madre dicen que la golpearon y la violaron durante dos años antes de que lo convencieran de que se divorciara.

“El hombre simplemente se acostó conmigo, golpeándome siempre”, dijo, sentándose junto a su madre, que agarra a su hija con fuerza. «Me arrepiento de haber nacido».

No existe ninguna ley que establezca una edad mínima para contraer matrimonio en Somalia. Un proyecto de ley presentado en el parlamento éste mes por un aliado presidencial provocó una tormenta de críticas por parte de los legisladores cuando se dieron cuenta de que legalizaría el matrimonio en la pubertad, ya a los 10 años para algunas niñas.

Los datos de una encuesta del gobierno de este año muestran que casi un tercio de las niñas se casan antes de cumplir los 18 años, poco menos de la mitad de las que tienen menos de 15 años.

“Algunas familias casan a sus hijas para reducir su carga económica u obtener ingresos. Otros pueden hacerlo porque creen que asegurará el futuro de sus hijas o las protegerá ”, dijo Dheepa Pandian, portavoz de UNICEF, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

La agitación política en Somalia (el primer ministro fue despedido el mes pasado y las elecciones previstas para este año probablemente se retrasarán) significa que no está claro cuándo el parlamento podría votar sobre el proyecto de ley. La nación del Cuerno de África también está luchando contra una insurgencia islamista.

Muchos legisladores, como la legisladora y activista de derechos humanos Sahra Omar Malin, rechazan el proyecto de ley.

“Nuestra constitución se basa en el Islam. Dice que la edad de madurez es 18, esta es la edad adecuada para votar o para que una niña se case ”, dijo.

El vicepresidente Abdiweli Mudeey, quien presentó el proyecto de ley, no devolvió las llamadas en busca de comentarios, pero dijo a los legisladores que había sido revisado por clérigos y que «este proyecto de ley … es el correcto basado en el Islam».

Nadifa Hussein, que dirige tres campamentos en la capital para familias que huyen de la violencia, alberga a muchas niñas novias abusadas y abandonadas.

“La mayoría de las mujeres aquí se casaron a los 13 años y se divorciaron a los 20”, dijo Hussein. «No tienen a nadie que los alimente».

Entre ellos se encuentra Sirad, una tímida joven de 16 años con dos hijos. Su marido se ha ido, pero si regresa ella debe darle la bienvenida, dijo con tristeza.

«¿Quién más me quiere?» preguntó, tapándose la cara. «Si te arrojan a un pozo y no puedes salir, la única opción es intentar nadar».

TFA