OMC
Ocho candidatos, desde México hasta Moldavia, se han presentado como aspirantes para ocupar el cargo de director general de la OMC

GINEBRA.- Ocho candidatos, desde México hasta Moldavia, se han presentado como aspirantes para ocupar el cargo de director general de la Organización Mundial del Comercio en sustitución de Roberto Azevedo, que dejará el cargo a finales de agosto.

 

DESAFÍOS

El próximo jefe intermediaría en las conversaciones sobre comercio internacional ante la intensificación del conflicto entre Estados Unidos y China, el creciente proteccionismo por la pandemia de Covid-19 y la presión para reformar las normas de comercio.

Las políticas proteccionistas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, han alterado el orden comercial mundial y han planteado una amenaza existencial a la OMC. Trump ha tachado a la institución como «rota» y «horrible». Washington ha bloqueado también los nombramientos para el Órgano de Apelación de la OMC, que resuelve las controversias comerciales, y que por ello no tiene el mínimo de jueces para reunirse.

 

CÓMO SE ELIGE AL DIRECTOR GENERAL

A los candidatos se les ha dado dos meses para hacer campaña hasta el 7 de septiembre. Normalmente este proceso implicaría viajes a ciudades capitales, pero con la pandemia gran parte de los trámites se están haciendo en un formato virtual.

La siguiente fase implica reducir el número de aspirantes, inicialmente a cinco y luego a dos, antes de tomar una decisión final.

La OMC es una organización guiada por sus miembros y sus decisiones se adoptan por consenso entre 164 países. Tres embajadores de la OMC que presiden las principales comisiones dirigirán el proceso, tratando de establecer qué candidatos tienen el mayor número de apoyos.

En los encuentros llamados «confesionales», los miembros dirán a esta «troika» sus preferencias, sin clasificarlas y sin vetos, en un proceso que se prevé que dure dos meses. La primera fase será del 7 al 16 de septiembre. La votación del próximo director general se considera solo como un último recurso si no se puede llegar a un consenso antes.

El proceso no siempre se desarrolla sin problemas. En 1999, el ex primer ministro neozelandés Mike Moore y el tailandés Supachai Panitchpakdi dividieron a los miembros de la OMC, por lo que se decidió darle a cada uno un mandato, acortado de cuatro a tres años.

El mandato de Azevedo terminará antes de que su sustituto asuma el cargo, pero los miembros de la OMC no han llegado a un acuerdo sobre la designación de un director general provisional, lo que significa que los cuatro directores adjuntos seguirán en sus funciones actuales.

 

PODER RELATIVO

El Acuerdo de Marrakech que estableció la OMC en 1995 no ofrece una descripción detallada de la función del director general. Las responsabilidades deben ser «de carácter exclusivamente internacional».

Es previsible que el jefe entrante nombre cuatro nuevos adjuntos, que presente propuestas presupuestarias y presida el comité de negociaciones comerciales que supervisa los acuerdos multilaterales, como los relativos a las subvenciones a la pesca.

El director general también puede intervenir en las controversias comerciales, en casos muy raros ofreciendo mediación, y más a menudo nombrando a representantes al frente de comisiones cuando las partes no pueden llegar a un acuerdo.

Por lo demás, el director general no forja una política comercial global, sino que actúa como un intermediario neutral: en parte administrador, en parte pacificador.

 

fahl