Hagamos caso al francés

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Compartir
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en print
Compartir en email

Jacques Attali, economista, escritor y consultor francés, es una de las voces más escuchadas por la clase política europea hace ya más de tres décadas. Desde el socialista François Mitterrand hasta el actual Emmanuel Macron, todos los presidentes galos han atendido las predicciones y consejos de este prolífero autor de ensayos y novelas.

En días recientes, el diario argentino La Nación publicó una entrevista con Jacques Attali, un texto que debería ser consultado por los principales dirigentes políticos y económicos del mundo. Más allá del obscuro panorama que presenta como resultado de la pandemia, el asesor francés denuncia que los liderazgos occidentales esconden “el hecho de que la crisis es más grande y profunda de lo que parece” y “no han comprendido la gravedad de lo que afrontamos”.

En la charla con el periódico bonaerense, el autor de obras fundamentales como Breve historia del avenir (2006) y La hermandad de los iluminados (2007) señala que los gobiernos de las principales economías han inyectado recursos a través de sus bancos centrales, con lo que “esconden la realidad de la crisis”. “Eso permitirá disfrazar la crisis, en una primera etapa, posponer sus consecuencias y llevar a las personas a pensar que será de fácil solución, con la mera impresión de dinero, pero eso no es verdad”, considera Attali.

La caída de la economía mundial oscilará entre un 8 y un 12%, adelanta. Para él, sectores como el automotriz o el aeronáutico están “muertos”. Califica a muchas empresas como “zoombis”, que están siendo financiadas como si fueran a sobrevivir. Algunas “están organizando cursos y seminarios, y todavía encuentran forma de financiarse, ¡pero ya están muertas!”, dice.

Attali considera que el mundo no ha aprendido de esta pandemia. Muestra de ello es que no se han logrado evitar los rebrotes y la humanidad, claramente, no podría enfrentar la aparición de un nuevo virus similar al SARS-CoV-2. “Los políticos, al igual que todos nosotros en nuestra vida privada, prefieren pensar que no hay problema para el que no haya una solución. Muchas veces es cierto. Pero, desafortunadamente, en muchas ocasiones no es así”, reflexiona el asesor.

Actuar como economía de guerra, propone Jacques Attali. Eso implica que los Estados asuman liderazgo y control sobre las empresas, a las que se les impondrían directrices para la producción. Sin embargo, el propio escritor considera complicada esta propuesta por las reticencias que han presentado países como Alemania, Reino Unido o Japón y por el desorden que priva en Estados Unidos.

Si de un dibujo se tratara, el futuro de la economía mundial no estaría diseñado como la famosa paloma de Nike sino como una simple silla. Habría una caída, posteriormente un estancamiento para después registrar un nuevo descenso, señala.

No todo es negro en el panorama de Attali. La llamada economía de vida ha surgido de esta crisis. Se trata de sectores como la salud, educación, higiene, alimentación, agricultura y la cultura digital, que han visto un renacimiento en medio de esta catastrófica coyuntura que nos ha tocado vivir. No está de más acudir a la lectura de este pensador de la era moderna.

Segundo tercio. Hay cifras que espantan. La economía del país se contrajo 18.9%en el segundo trimestre de este año. El peor registro en la historia de México.

Tercer tercio. No cabe duda que las estimaciones de crecimiento se ajustarán aún más con el nuevo dato revelado ayer por el INEGI.

                                                                                                                   @EdelRio70

Compartir
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en print
Compartir en email