Arranca Tren Maya con pago de deudas a 142 propietarios

El Fonatur comenzó a saldar los pagos; destaca que hace 220 años que no pasaba un tren por la Península de Yucatán
Foto: Archivo
El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) comenzó con el pago a propietarios por los derechos de vía por donde correrá el Tren Maya

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) comenzó con el pago a propietarios por los derechos de vía por donde correrá el Tren Maya; es decir, resarcirá deudas históricas a 142 propiedades privadas y 72 ejidos; los primeros pagos ascienden a 757 millones de pesos.

“La obtención de los registros agrarios demostró que las superficies ejidales actualmente ocupadas por las líneas férreas no habían sido adquiridas por parte del Gobierno federal; es decir, el tren estuvo ocupando territorios que históricamente pertenecían a núcleos agrarios sin haber pagado por ello”, informó Fonatur a través de un documento compartido a 24 HORAS.

Los terrenos se ubican en los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán.

Hoy, el presidente Andrés Manuel López Obrador dará el banderazo a las obras, iniciando con el tramo de Cancún, lo que será su primer acto en el interior de la República, como parte del regreso a la “nueva normalidad”, pese a que todo el país está en semáforo rojo de contagios por Covid-19, a excepción de Zacatecas.

Con esta obra por la península de Yucatán, volverá a tener un tren nuevo después de 220 años.
Fue en el año de 1800, cuando se crearon las primeras vías del Tren de la Península de Yucatán para el tramo Mérida-Progreso.

En 1883 se inauguró la línea que recorría Umán; en 1884, Chocholá; en 1888, Motul; en 1890, Izamal; 1893, Hecelchakán;y en 1905, Valladolid.

“En 1902 acordaron integrarse en una sola, a la que llamaron ‘Ferrocarriles Unidos de Yucatán’.

Permanecieron aislados del resto de las vías férreas nacionales hasta 1958, con el ensanchamiento del ramal Mérida a Campeche y su conexión con el Ferrocarril del sureste”, se lee en el documento.

Dichos tramos se construyeron ante de la existencia de los ejidos, que empezaron a entregarse por decretos presidenciales a partir de los años 20, por lo que el Gobierno federal no contaba con la propiedad de los mismos.

Por lo anterior, el Fonatur comenzó con una revisión minuciosa de los ejidos en el Registro Agrario Nacional.

“En estos documentos han quedado registradas también las modificaciones al terreno, incluidas las que le han restado superficie, así como las expropiaciones generadas por una causa de utilidad pública.

LEG

Compartir

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print

QUÉ COCINO HOY

NOTAS RELACIONADAS