Foto: Notimex En la Central de Abasto ya es común observar personas con trajes protectores contra el Covid-19  

Pese a que algunos locales y bodegas han cerrado debido a la pandemia de Covid-19 (el coronavirus origen chino), la Central de Abasto (Ceda) continúa siendo el principal centro de distribución de alimentos en la capital y la zona centro del país.

En sus pasillos, donde se puede encontrar, carne, pescado, frutas, verduras y dulces, entre otros, todavía es visible la afluencia de personas comprando y vendiendo diferentes productos para abastecer sus hogares y los restaurantes que aún ofrecen servicio para llevar.

Sin embargo, la Central ha tomado diversas medidas para garantizar la seguridad de quienes asisten, por lo que si se busca acudir para abastecerse es necesario tomar en cuenta las restricciones.

La principal de ellas es el uso obligatorio de cubrebocas, así como el acceso de sólo dos personas por vehículo particular, lo cual busca mitigar la posibilidad de contagios.

Cabe recodar que, de acuerdo al último corte disponible, en la Ceda ya existen 25 casos confirmados y dos personas fallecidas por Covid-19.

Ante este panorama, en la Ceda se han instalado 200 consultorios para realizar tamizajes a los más de 90 mil trabajadores, para verificar que no sean portadores del virus.

De igual forma, se toma la temperatura de todos los trabajadores y se les regala gel antibacterial, cubrebocas, y caretas, que son de uso obligatorio.

También se ha reforzado la colocación de letreros de alerta por ser zona de alto contagio, no con el afán de evitar que la gente acuda, sino para que tomen las debidas precauciones, principalmente la de la sana distancia de otras personas (1.5 metros).

 

LEG