La reducción de impuestos y un salario mínimo más alto introducidos por la nueva administración en México en el área de la frontera norte apoyará el consumo en el lado mexicano, destacó Moody’s Investors Service

México cumplirá con el pago de su deuda al menos durante los próximos dos años, al mismo tiempo que tampoco perderá su grado de inversión debido a sus fundamentales macroeconómicos, argumentó Ariane Ortiz-Bollin, analista soberano de la calificadora Moody’s.

La especialista señaló que el país cuenta con tres características que aún permiten su anclaje crediticio, tales como el porcentaje de la deuda en proporción del PIB, las condiciones de las finanzas públicas y la propia autonomía del Banco de México.

A decir de Ortiz-Bollin, el hecho de ajustar una calificación va en función de los eventos o elementos de cada país, por lo que para revisar al alza la nota soberana tendría que recuperarse la confianza en torno a las políticas públicas y que se implemente un plan “realista” para apoyar a Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Somos indiferentes al plan del Gobierno respecto a la decisión de que Pemex sea la empresa central en el sector y que todo gire en torno a ella, está bien. El tema es que no se le está dando el apoyo suficiente para que Pemex pueda aumentar sus reservas y producción”. expresó.

Detalló que si dicha ayuda no viene a corto plazo, la empresa dirigida por Octavio Romero Oropeza poco a poco se debilitará más y afectará al país por la vía de ingresos petroleros.

En tanto, la especialista aclaró que la degradación crediticia se tomó en el contexto por la pandemia del Covid-19, aunado a los impactos económicos que se tendrán, y podría corregirse hasta 2021.

Por su parte, Nymia Almeida, analista de finanzas corporativas de Moody’s, advirtió que Pemex tardará hasta cuatro años en regresar a su grado de inversión, toda vez que sea autosuficiente para invertir.

Precisó que ante un escenario como el actual, con una calificación ‘Ba2’ en perspectiva negativa, la inversión para la construcción de la refinería Dos Bocas es cuestionable.

 

Agregó que retomar los farmouts resultaría insuficiente tomando en cuenta las condiciones financieras de la petrolera, que ha aplicado una estrategia distinta en comparación a otras compañías por la volatilidad que vive el sector a nivel mundial

Sentenció que Pemex tiene que encontrar la manera de ser productiva y rentable por sí misma, sin depender del Gobierno.

Foto.
Ajustes. Moody’s bajó la calificación a los bonos de Pemex y los mantuvo en categoría de “basura”.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.