Una vez superado el Supermartes estadounidense, de marzo a junio se realizarán elecciones primarias en el resto de los estados, rumbo a la Convención Nacional Demócrata de julio, donde finalmente se elegirá al contendiente de Donald Trump, y a la Convención republicana de agosto, en la cual se espera que el actual mandatario sea reafirmado como la única opción.

Todo hacia la jornada definitiva del 3 de noviembre.

La campaña electoral durará poco más de dos meses (septiembre y octubre), cuando se argumentarán, entre otros temas, el papel de México como parte de las posturas de los representantes de los dos partidos.

 

¿Qué se podrá escuchar?

Después del ejercicio del martes, las opciones para competir contra Trump por el Partido Demócrata se reducen a Joe Biden o Bernie Sanders, siendo el primero el mejor posicionado en los 14 estados de dicha jornada.

“Cuando empiece la serie de debates finales entre el candidato demócrata y el republicano (el primero es el 29 de septiembre), hay uno que se dedica a la política exterior. Es interesante que tanto Trump, como (Joe) Biden y (Bernie) Sanders tienen experiencia en política exterior. Todos tienen experiencia en México. Biden fue vicepresidente, Sanders por ser senador”, apuntó Estefanía Cruz Lera, miembro del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (Cisan) de la UNAM.

“Donald Trump va a revivir las tensiones con México. La campaña pasada nos agarró de punching bag y ahora no va a ser la elección”, agregó la también doctora en Política y Relaciones Internacionales por la Universidad Autónoma de Barcelona, España, “por ejemplo, a pesar de que Estados Unidos tiene más casos de coronavirus, Trump ha dicho que está contemplando la posibilidad de cerrar la frontera.

Veremos tensión en las relaciones bilaterales de nuevo”.

Agregó que en los temas sobre México, Sanders ha tenido una actitud progresista. Por ejemplo, en la cuestión del muro, que lo ha rechazado, “mientras que Biden dice que si los expertos recomiendan que el muro puede solucioar los problemas de Estados Unidos, sí va, ha sido un poco más tibio”, subrayó la académica.

Buscan paz

Para Miguel Ángel Valenzuela, maestro en Estudios en Relaciones Internacionales en la Unidad de Posgrado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, “los candidatos demócratas usarán una retórica diferente a la de Trump. Él apuesta a la división, al conflicto. Y el demócrata apostará a lo contrario. Se van a concentrar en una agenda política interna, con tendencia a la cohesión, por lo que van a recurrir a los latinos, y en eso se van a concentrar”.

Y es que, añade, el tema del tratado comercial ya quedó atrás, además que el elector estadounidense se concentra más en temas de política interna, aunque el foco de Medio Oriente será importante.
Con lo anterior coincidió Ignacio Martínez Cortés, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios de la UNAM:

“México es, sin duda, un país estratégico para Estados Unidos, por todo lo que implica su frontera sur. Sanders votó en contra del T-MEC, y ahí hay un aspecto negativo, mientras que Trump, con el tema del coronavirus, vuelve a arremeter con poner un muro sanitario”.

 

No se puede evitar

Por compartir una frontera de casi 3 mil kilómetros, temas como contrabando de armas, migración, drogas y los aspectos económico-comerciales estarán presentes en la contienda, agregó Martínez Cortés, una lucha que definirá al presidente de Estados Unidos para el periodo 2020 al 2024.

 

Biden y Sanders disputarán la candidatura demócrata

Por: Reuters

Un resucitado Joe Biden logró importantes victorias el martes en el Sur, Medio Oeste y Nueva Inglaterra, en el principal día de votaciones en la batalla por la nominación presidencial demócrata, que se ha convertido ya en un mano a mano con Bernie Sanders, quien obtuvo mejores números en California, el estado más grande, joya de la corona del Supermartes.

El exvicepresidente Biden, cuya campaña estaba agonizando hace pocas semanas, se impuso en 10 de los 14 estados que participaron en el Supermartes, incluyendo victorias inesperadas en Texas y Massachusetts.

Apenas días después de que su campaña resucitara con un contundente triunfo en Carolina del Sur, Biden, de 77 años, emergió como el ganador de consenso para el ala moderada del Partido Demócrata frente a Sanders, de 78, un senador izquierdista con gran apoyo entre los jóvenes.

Sanders, que antes iba en cabeza y esperaba dar un gran paso hacia la nominación el martes, se impuso en Colorado, Utah y su estado natal de Vermont, además del estado más grande, California, con 415 delegados.

Sin nombrarlo, Sanders apuntó directamente a Biden durante un mitin con sus partidarios en Vermont, criticando su voto de 2002 a favor de la guerra en Irak y su apoyo a los acuerdos comerciales globales a los que Sanders se opone.

«Vamos a ganar la nominación demócrata y vamos a derrotar al presidente más peligroso de la historia de este país», afirmó Sanders en referencia a Donald Trump.

 

Bloomberg dimite, respalda a Biden

El multimillonario exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, puso fin ayer a su campaña presidencial, y dijo que apoya al exvicepresidente Joe Biden para lograr la nominación del Partido Demócrata, luego que en el Supermartes sólo lograra ganar el territorio de Samoa Americana.

«Ya no existe un camino viable hacia la nominación», declaró Bloomberg en un comunicado, tras no lograr victorias convincentes en su debut electoral, pese al masivo gasto que hizo en campaña.

Su salida puso punto final a una novedosa estrategia de difusión y un vasto experimento en publicidad política. Bloomberg, de 78 años, se saltó los cuatro estados que votaron primero y se centró, en su lugar, en los 14 que participaron en el Supermartes.

El apoyo que ofreció a Biden se suma al que ya le habían brindado los exprecandidatos Pete Buttigieg, Amy Klobuchar y Beto O’Rourke.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.