FOTO: CUARTOSCURO/ARCHIVO LeBaron respondió que desea regresar a México, pero habría que resolverse el caso del asesinato de sus familiares  

Luego de recibir amenazas de muerte, Julián LeBaron, miembro de la comunidad mexicano-estadounidense, el cual sufrió la desgarradora noticia de verse afectada por la matanza de tres mujeres y seis niños, decidió huir a los Estados Unidos.

 

Desde hacía tiempo ha denunciado las actividades delictivas que existen en la región donde habitaba, así como la complicidad de los elementos policiales con múltiples grupos criminales, incluso, realizó múltiples manifestaciones exigiendo seguridad tras registrarse un total de 35 mil 588 homicidios en el país durante el 2019.

 

«Creo que se está llegando a un punto crítico. Es decir, la gente está harta de los criminales. Está harta y cansada de sentir que no puede desplazarse libremente. En otras palabras, poco a poco se termina privando a la gente de su libertad», declaró el sábado LeBarón desde Phoenix en entrevista.

 

Julián señaló que dichas amenazas contra la integridad física de su persona está relacionada por no quedarse callado y dejar ver los índices de violencia que sufre la localidad.

 

El 17 de febrero se registró una balacera en Casas Grandes, localidad de Chihuahua donde residía el empresario, cuando LeBaron habló a los elementos locales para preguntar por el enfrentamiento, la policía aseguró que no sabía nada de los hechos, lo que generó una acalorada discusión por inconformidad de las acciones de los elementos.

 

Posteriormente, en la noche de ese día el empresario afirmó que habría recibido una llamada a su casa de una fuente «amistosa», quien le aseguraba que un grupo delictivo al servicio del Cártel de Juárez quería acabar con su vida.

 

Una trabajadora doméstica de un familiar de LeBaron haber visto esa noche alrededor de 15 sujetos armados a dos manzanas de distancia de la casa habitacional de Julián.

 

Somos una piedra en el zapato para esta gente porque toda la policía local en nuestra región en el noroeste de Chihuahua, todos trabajan para el cártel. Y obviamente, las autoridades estatales se hacen de la vista gorda frente al hecho de que tenemos un ejército armado que anda suelto en las calles y asesinando a personas, así como una total y absoluta impunidad”, declaró LeBarón.

 

«Sólo puedo suponer que se debe a que hemos hecho mucho ruido», afirmó, «obligando a las autoridades locales a hablar con gente del cártel».

 

Luego de esconderse varios días en la finca, LeBaron se trasladó en un vehículo de su tío, acompañado de un escolta de la policía federal hasta Arizona.

 

Confirmó que dentro de unos días se trasladará a Seattle para una oportunidad de trabajo, donde esperará hasta que su situación sea segura.

 

LeBaron respondió que desea regresar a México, pero habría que resolverse el caso del asesinato de sus familiares.

 

“Honestamente creo que si capturan a todos los responsables de las muertes de mis primos, posiblemente no habría problema”.

 

Con información de Noticieros Televisa.