En redes sociales se ha viralizado la historia de Araceli Stubbe, una mexicana que narra cómo ha sobrevivido en China durante la propagación del Covid-19 y quien advierte a todos sobre la posible pandemia mundial.

 

A través de su Facebook la mujer narra la forma en que ha tenido que vivir desde que inició el contagio del coronavirus, ella cuenta sobre las medidas de prevención que ha tenido que tomar, hasta la manera en que el gobierno chino ha manejado la situación.

 

La fémina declaró que notó que la situación era realmente seria cuando cualquier persona se podía contagiar, ya que se infecta fácilmente.

 

«Me quería poner masking tape en los lados del cubrebocas para pegármelo bien en la piel. Me llené las manos de cortaditas de tanto lavas y desinfectar. Quería salir envuelta en plástico de burbuja o no salir», confesó Araceli.

Stubbe declaró que a mediados de Enero, el gobierno comenzó a tomar mayores medidas de prevención, pues todos debían de usar cubrebocas, se les tomaba la temperatura a la entrada de los centros comerciales y quedó prohibido comer cerca los unos a los otros.

 

«Hubo mucha divulgación de medidas de prevención de contagio (ponerse una mascarilla, lavarse las manos y cómo estornudar). Sí me sacó de onda cuando los mensajes se dieron en chino a través de los altavoces en las calles un sábado en la mañana», dijo.

 

También expresa cómo poco a poco notó que los lugares donde podría esparcirse el virus fueron cerrando, tales como bares, restaurantes y parques.

 

«Hoy las calles están silenciosas porque casi ni hay tiendas abiertas y ya todos saben qué hacer: quedarse en casa lo más posible», mencionó.

 

Por otra parte, Araceli relata que el aire actual de China es muy limpio, esto debido a que nadie sale de casa y no se utilizan los autos, ya que no han regresado a sus trabajos.

 

«Le agregaron dos semanas de home-office, pero observando nuestros síntomas y reportando diario cualquier anomalía», comentó.

 

A su vez, la mexicana comenta que los que tienen hijos han tenido que permanecer cuidandolos, quienes tampoco han regresado a las escuelas, para que estos tomen clases en linea.

 

«Hoy, todos nos hemos acostumbrado: A lavarse las manos, con agua, jabón y alcohol veinte veces al día. A ponerte el cubrebocas sin tocarlo de enfrente para ponerlo ni para quitarlo. A cortarlo en pedacitos antes de desecharlo. A no tocarte los ojos. A agarrar desinfectante de manos en automático. A usar los Kleenex pegados al elevador para apretar el botón cubierto con kleenpack y a oler el aroma del piso y paredes completamente desinfectadas cada hora y media», manifestó.

 

La mexicana advirtió que estas medidas podrían llegar a otros países pronto ante la posibilidad de una pandemia mundial y expresó su preocupación por países que no tienen ni la tecnología, ni la disiplina que ha tenido China para enfrentar el virus.

 

«¿Cómo le van a hacer los países en donde no pueden construir hospitales en 10 días? ¿Donde la gente no esté acostumbrada a recibir órdenes autoritarias y seguir las reglas? ¿Donde no se tiene la tecnología para hacer home-office eficiente?», cuestionó.

 

PAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.