Las ventas al mayoreo y menudeo de vehículos pesados y comerciales registraron caídas anuales de 29.5 y 18.8%, respectivamente, durante enero de 2020, asociadas a una incertidumbre jurídica en el sector automotriz por modificaciones regulatorias ambientales, argumentó Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

Según el directivo, durante el primer mes del año las ventas al mayoreo llegaron a mil 494 unidades, 626 menos que en enero de 2019 cuando se comercializaron dos mil 120 camiones. En tanto que las ventas al menudeo alcanzaron un total de dos mil 388 vehículos, es decir, 103 piezas menos que en el mismo lapso del año anterior, con dos mil 491 camiones vendidos.

«Desde el segundo semestre de 2019, hay una tendencia negativa en las ventas, la caída durante el mes de enero demuestra que la incongruencia normativa entre la disponibilidad de diésel limpio y la exigencia de pasar únicamente a tecnologías que requieren de forma exclusiva diésel limpio, ya están frenando la renovación vehicular. La NOM-044 de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) está teniendo un impacto importante sobre la industria en todos los eslabones de la cadena”, subrayó el titular del organismo.

Cabe señalar que en días pasados, líderes de la industria automotriz reportaron que en el segundo semestre de 2019 se frenaron inversiones cercanas a 18 mil millones de pesos, debido a la incertidumbre respecto a la NOM-044 que establece que en 2021 todos los vehículos nuevos de carga deberán utilizar diésel de Ultra Bajo Azufre (UBA).

Ante ello, exigieron una mayor certidumbre puesto que es “incongruente” que el UBA no llegue a todas las regiones del país y Petróleos Mexicanos (Pemex) lo vaya a producir hasta 2025. De esta manera, destacaron que los empresarios no saben qué tipo de camiones comprar, por lo que alertaron que hacía el primer trimestre de 2020 las inversiones se podrían frenar en dos mil millones de pesos adicionales.

“Por ello, hemos propuesto que convivan las tecnologías EPA07/EuroV y la más avanzada, EPA10/EuroVI, de modo que se mantenga la renovación de la flota, y la disminución de emisiones, sin afectar la cadena logística del país”, concretó Elizalde.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.