Tras la tensa semana del juicio político contra el presidente Donald Trump, Estados Unidos dio un viraje radical al rumbo que siguió durante más de dos siglos, al perder una histórica batalla en defensa de la verdad, la Constitución, el balance de poderes y su sistema de justicia.

 

Sin independencia o recato alguno, bajo órdenes del mandatario, la frágil mayoría republicana en el Senado neutralizó el intento de destituir al Presidente, acusado de abusar de su poder para asegurar su reelección y de obstruir las investigaciones del Congreso sobre sus crímenes, rechazando testigos y evidencia.

 

En total, 52 senadores republicanos votaron por la impunidad de Trump, reconociendo que actuó erróneamente… contra 45 demócratas, dos congresistas independientes y el republicano Mitt Romney, quienes votaron por la consignación y remoción del mandatario, a lo que Donald Trump Jr. reaccionó pidiendo “que Romney fuera expulsado del partido”, en lo que parece ser el inicio de una dictadura o gobierno autoritario.

 

En el artículo II del impeachment votaron los 53 republicanos contra el bloque de 47 votos demócratas, en las audiencias presididas por John Roberts, magistrado en Jefe de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

REPORTE: INFORME TRIUNFALISTA Y RACISTA, LLENO DE MENTIRAS

Un día después de su falsa absolución, Trump rindió su tercer Informe del Estado de la Union al País, en el que hizo patente su vulgaridad, falta de respeto a las normas y a sus opositores políticos, comenzando con negar el saludo de mano a la lideresa demócrata, Nancy Pelosi, quien al final del evento rompió el mensaje frente a las cámaras.

 

En su mensaje, exaltó puntos de vista de supremacistas blancos y otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad a Rush Limbaugh, locutor de radio racista, antinmigrante, antilatino y antimusulman; mientras atacó a patriotas que lo denunciaron, como el coronel Alexander Vindman, quien por sus 20 años de servicio y heridas en combate merecía más esa medalla.

 

Entre sus múltiples mentiras, Trump declaró que Estados Unidos vive un boom que beneficia a los trabajadores de “cuello azul” con mejores salarios, bajo nivel de desempleo y aumento de inversiones en la bolsa de valores, lo que desmintieron y rechazaron lideres sindicales y trabajadores, en una investigación de Molly Kinder, de la Institución Brookings.

 

 

En países como Marruecos y Turquía, los ciudadanos organizan protestas contra el plan de paz del Medio Oriente diseñado por Estados Unidos.

 

En venganza por exhibirlo, el Presidente ordena despidos

 

A pesar de que su absolución se decidió por mayoría simple, y no por dos tercios del Senado, como establece la Constitución, apenas le fue comunicada el Presidente ordenó una cacería contra quienes testificaron en su contra.

 

El coronel Alexander Vindman, hijo de inmigrantes rusos, veterano de guerra en Irak, condecorado con el Corazón Púrpura, fue destituido del cargo de director de la Oficina de Ucrania en el Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, y escoltado fuera de las instalaciones el viernes pasado, igual que su hermano, el teniente coronel Yevgeny Vindman, asesor jurídico en la Casa Blanca.

 

Donald Trump ordenó comunicar a Gordon Sundland que estaba “relegado inmediatamente” del cargo de embajador de EU ante la Unión Europea, como venganza porque Sundland confirmó -bajo testimonio ante la Cámara baja-, que Trump, Mike Pence y Mike Pompeo estaban enterados del Quid-Pro-Quo a Ucrania.

 

También se han retirado la embajadora Marie Yovanovitch, el embajador William Taylor, que la sustituyó, y el enviado especial para Ucrania, Kurt Volker, así como Tim Morrison, funcionario del Consejo Nacional de Seguridad, que era jefe de los hermanos Vindman.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.