La nueva Ley de Residuos Sólidos que entró en vigor a partir del 1 de enero, la cual prohíbe la entrega de bolsas de plástico de un sólo uso en la CDMX, es una ley que se desarrolló de manera poco profesional y que no tuvo sustento técnico e incluyente, aseguró Aldimir Torres Arenas, presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC).

En una entrevista con 24 HORAS, el empresario aseguró que «aquí estamos los que sabemos de plástico y por encima de los impactos económicos que cualquiera pueda pensar que nos preocupa, lo que más nos preocupa en la industria es que queremos un planeta limpio, océanos limpios, pero sucede que esta ley realmente no tiene alcance».

“Sí tiramos mucha basura, pero no contaminamos los mares, y el plástico representa apenas el 11% de esa basura; no es tanto, insisto tenemos un problema, sí, pero tenemos que hacer migrar de una economía lineal como la que tenemos hasta ahora», enfatizó.

Reconoció que aunque México no está en la lista de principales países que contaminan los mares, sí hay un problema grave de basura en cuencas y ríos, que se debe de atender urgentemente, en ese sentido destacó que nuestro país es el que más tira basura en Latinoamérica.

Por ello, aseguró que en vez de normas prohibitivas y que afectan tanto a la industria como la población, se debe trabajar en una economía circular, algo en lo que, afirmó, coinciden ecologistas y organizaciones civiles.

Torres aseguró que el plástico representa la cuarta parte del producto interno bruto manufacturero: “es un movimiento económico de 30 mil millones de dólares, por lo que ante cualquier número en reducción, el impacto es fuerte, además el impacto que va a tener en los empleos va a ser importante porque se habla en términos de decenas de miles de empleos directos e indirectos perdidos”.

«No sabemos que pasará estamos todos preocupados; además tenemos una preocupación sería, porque nuestra industria genera riqueza para el país», comentó.

Resaltó que la Anipac es una asociación que cree en las instituciones, en el país y sus autoridades, pero lamentó que en la ciudad «mientras no tomes (en una manifestación) el Periférico no te hacen caso, nosotros no somos así, somos responsables y gente respetuosa».

«Las únicas medidas que tenemos que seguir es trabajar y estar en equilibrio, nos tenemos que ajustar a las necesidades que el mercado nos demanda, hacer protestas no es nuestra forma de pensar ni de actuar, pero no podemos controlar a la gente que está perdiendo sus negocios y gente que se están cerrando sus fuentes de empleo», agregó.

Sobre si las bolsas biodegradables o compostables son más ecológicas comentó que la gente piensa que un producto de ese tipo lo puede tirar porque salió de un árbol, lo cual es falso ya que un producto plástico derivado del petróleo tiene el mismo impacto en los mares, ríos bosques que un producto biobasado o compostable.
LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.