A pesar de que se mantiene en buen ánimo por el inicio de año, el Presidente Andrés Manuel López Obrador no escatimó en criticar a la oposición, la cual insistió sólo tiene como doctrina la hipocresía y mantienen resistencia al cambio, situación que su administración debe aprovechar.

 

“La verdad es que los conservadores no terminan de espabilarse, están todavía desconcertados, aturdidos, y sus reacciones no han sido las más inteligentes, están muy enojados y desquiciados. Yo entiendo y, repito, creo que están derrotados moralmente.

 

“Pero hay que aprovechar eso para avanzar, que no nos quedemos nada más en el regodeo, en la autocomplacencia de que vamos bien. No, no, tenemos que ir mejor y consumar la obra de transformación. Eso es lo que pienso.

 

Y es que el mandatario resaltó que, ante esa actitud, su gobierno pudo avanzar mucho y sin tanta oposición.

 

Además, el mandatario se regodeó de que luego de que se inició un proceso penal en Estados Unidos contra Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad de Felipe Calderón, éstos por fin callaron, pues primero decían que el gobierno tenía que aplicar mano dura contra la inseguridad, lo cual significaba dictadura, y después ya no hablaron del tema.

 

“Los conservadores son muy mentirosos y muy hipócritas, siempre lo he dicho, esa es su verdadera doctrina, la hipocresía.

 

“Soy así, contundente, debería yo ser más moderado, matizar, pero soy así directo para sarandearlos, cuando hablo de que el 90 por ciento es honestidad de un buen servidor público y que lo demás es experiencia y trabajo, pero el 90 por ciento es honestidad. Y les mueve todo, porque en su concepción la honestidad es secundaria”.

 

Y es que para el morenista, la honestidad es algo que los panistas lavan cada fin de semana en la iglesia.

 

“El conservadurismo se sigue dando baños de pureza, porque así son, van a misa y olvidan los mandamientos, van a la iglesia, comulgan, confiesan para dejar en cero el marcador, el domingo vuelven a lo mismo, a hacer lo mismo”.

 

PAL