Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Aliados incómodos

Compartir

Ni el PT ni el Verde comen lumbre.

Muy lopezobradoristas y todo, pero los presidentes de los partidos socios de Morena votaron en contra de la iniciativa para reducir en 50% el financiamiento público a los partidos políticos.

Solo Morena y lo que queda del PES votaron a favor de una iniciativa que no tenía nada que ver con la austeridad republicana sino con el acorralamiento de la oposición a través de la reducción presupuestal.

El ahorro que se lograría con esta reducción, si bien vestía a los diputados, ni siquiera era significativo.

Todos los partidos que han estado en el Gobierno, han propuesto en su momento la reducción de los recursos asignados a los partidos políticos por la sencilla razón de que pueden disponer, de una u otra forma, del dinero público para hacer proselitismo.

¿O qué, Solidaridad no fue un programa electorero al igual que todos los programas sucesores?

Pero ha sido en este Gobierno, en el de la 4T, en donde más recursos del erario han sido destinados a programas sociales que si bien no resuelven el tema de la pobreza, sí generan una clientela electoral fiel.

Si las cifras del Gobierno son ciertas, más de medio billón de pesos serán destinados a programas como las becas para los llamados “ninis’’, para adultos mayores, para los estudiantes -desde primaria hasta universitarios-, y los que vayan surgiendo en el camino.

Con presupuesto de medio billón de pesos Morena no necesita un peso de financiamiento para hacer proselitismo político.
No es que se defienda el despilfarro, pero era claro que la reducción propuesta por Morena tenía como finalidad reducir a su mínima expresión lo poco que queda de la oposición en México.

Era una cuestión de supervivencia.

Y eso lo entendieron los presidentes del PT y el Verde que lopezobradoristas y todo, no quisieron arriesgarse a desaparecer.

****

Casi por unanimidad -solo un voto en contra- los 108 senadores presentes en la sesión de ayer aprobaron el Protocolo Modificatorio del T-MEC, firmado el martes pasado en Palacio Nacional.

Los senadores estuvieron de acuerdo con las explicaciones que les dio el subsecretario Jesús Seade y, aunque hubo algunas reservas de los legisladores de oposición, al final la aprobación transitó sin contratiempos.

López Obrador dijo que “México ya cumplió’’ y sólo falta que los Congresos de Estados Unidos y Canadá hagan lo propio para terminar con la telenovela en la que se convirtió la negociación extra del acuerdo comercial.

****

Las declaraciones de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, justificando al todavía embajador de México en Argentina, Ricardo Valero Recio Becerra, hace temer que el funcionario, captado robando un libro, no sea sujeto de sanción.

El martes, el Comité de Ética de la Secretaría de Relaciones Exteriores debe anunciar si Valero será sancionado o no.

Sánchez Cordero calificó como un “lapsus’’ el hecho de que Valero saliera de la librería en Buenos Aires sin haber pagado un libro, a pesar de que las imágenes demuestran que lo hizo con premeditación.

“A todos nos ha pasado, en supermercado, destapando un yogurt’’, dijo la funcionaria.

Igual y sí.

Pero no todos representamos a todo el país en el extranjero.

Lástima por la carrera del diplomático.

****

Los diputados recobraron la razón y modificaron la minuta que permitía que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) declarara la extinción de dominio de las cuentas congeladas.

Este tema había sido el causante de un pleito monumental en San Lázaro y finalmente se resolvió conforme al interés mayoritario.

Bien.

Compartir

NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN