En Paraná, Brasil, un hombre llamado Cesar Schmitz, presentaba una plaga de cucarachas en su patio, lo cual lo llevó a tomar medidas extremas.

 

Cesar decidió que el mejor plan para acabar con estos insectos era llenar la madriguera donde se escondían las cucarachas con gasolina, además de agregar un veneno basado en metano.

 

Posteriormente, arrojó un fósforo encendido sin saber lo que pasaría después.

 

 

El momento quedó registrado en video por una cámara de vigilancia, donde ser observa que las acciones del hombre provocaron una explosión que levantó gran parte del suelo.

 

Además del susto, el hombre no resultó lesionado ni tampoco el perro que aparece en la grabación. No obstante, se desconoce si logró acabar con las cucarachas.

 

Con información de RT
gac

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.