Tener mascotas en casa ayuda a quienes sufren depresión y otros padecimientos emocionales crónicos, también beneficia en procesos de duelo y cambios de hábitos y conductas, señaló el Centro de Especialización en Estudios Psicológicos de la Infancia.

Estos animalitos tienen un efecto en personas con cuadros de depresión crónica, introversión, en adultos de edad avanzada que han sufrido la pérdida de su cónyuge o el abandono de sus hijos, en niños que han perdido algún familiar o en procesos de divorcio.

En una entrevista para 24 HORAS, la psicóloga Sofía Nery, quien cuenta con una maestría en Terapia Familiar Sistémica, explicó que las mascotas que ayudan más en este tipo de problemas son principalmente los perros, seguidos por los gatos e incluso algunos reptiles.

“Este tipo de animales son de apoyo para tratar depresión crónica, conflictos de inseguridad o introversión, separación o divorcios, muerte de algún familiar cercano, y en los adultos mayores, sentimientos de soledad”, apuntó la especialista.

La experta Sofía Nery mencionó que “existe un vínculo o una conexión natural entre los seres humanos y los animales, entonces el hecho de tener una mascota nos ayuda a promover el sentimiento de protección; ya sea nosotros proteger, o sentirnos protegidos por ellos. También brinda motivación y esto da lugar a emociones positivas”.

“En casos donde se presenta una pérdida y se puede caer en depresión, resulta útil este contacto, pues se desarrolla un nuevo vínculo que te mantiene motivado; además, tener una actividad hace que te distraigas y tu vida empiece a cobrar sentido”, aclaró la psicoterapeuta.

Otros beneficios son que estimulan el contacto físico, la comunicación, mejoran el sentido del humor, fomentan la responsabilidad (debido a los hábitos que se requieren para  cuidar a otro ser vivo) y ayudan a estar en forma por el ejercicio que necesitan hacer al sacarlos a pasear.

La especialista Sofia Nery mencionó que “siempre va a existir vínculo que se genera naturalmente entre seres humanos y animales, aunque no estés pasando por un padecimiento emocional, pues una mascota todo el tiempo te va a brindar seguridad, aceptación, incondicionalidad y no te van a juzgar”.

Añadió que para algunas personas resulta muy difícil mostrar sus emociones física y verbalmente, por ello “al tener un animal es mucho más fácil poder expresarse, incluso hay personas que hablan con sus perritos”, esto para contar sus problemas y situaciones.

Atención profesional

La psicóloga Sofía Nery explicó que hay terapias asistidas con animales para tratar distintos padecimientos físicos y emocionales, en donde además de perros, se llegan a utilizar caballos, delfines, gatos, entre otros seres vivos.

“Se ha visto que es muy eficaz la terapia asistida con animales, en casos de el trastorno del espectro autista y en ocasiones con trastornos de aprendizaje,  lenguaje y escritura”, señaló.

Nery mencionó que la terapia puede ser psicológica o de fisioterapia: “Si se necesita alguna actividad física que se tenga que realizar en agua, los delfines son de mucha ayuda”.

Destacó que la Universidad Autónoma de Nuevo León es una de las instituciones que da la certificación a profesionales y animales para este tipo de terapias, así como la clínica Psicuss en la colonia Nápoles, Ciudad de México.

Sabías que:

Las razas de perros que se usan más para tratar padecimientos son los Golden retriever y Labrador:  ”Son razas amables, visualmente agradables, colaboradores, tranquilos y juguetones”, comentó la especialista Sofía Nery.

El contacto con mascotas incrementan la autoestima, ya que los cuidados que demanda hacen que la persona se sienta útil.

Estadísticas muestran que más de 66% de los dueños de perros y 56% de los propietarios de gatos consideran que su mascota es un miembro más de la familia.

Existen páginas en Facebook como Perritos CDMX y Adóptame México, donde puedes encontrar animalitos en situación de calle para brindarles un hogar.

¡Adopta una mascota y beneficia tu salud!

Reducen la ansiedad y el estrés: un estudio de publicado en Social Development, mostró que los niños con un perro tenían niveles más bajos de cortisol, la «hormona del estrés».

Mejoran la calidad del sueño: la revista Mayo Clinic Proceedings publicó que 41% de los propietarios de mascotas que les permitían dormir en su cuarto o incluso en la cama, sentían que dormían mejor gracias a una sensación de seguridad, compañerismo y relajación.

Mejoran la condición física: un estudio de la revista Journal of Physical Activity & Health, mostró que no sólo los propietarios de perros caminan más que los que no tienen mascota, sino que tenían también 54% más probabilidades de cumplir con los niveles recomendados de actividad física.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.