La defensa pública de Jorge Luis González utilizó un peritaje en criminalística a través de un modelo con material de unicel para argumentar que Lesvy Berlín Rivera Osorio se habría suicidado el 3 de mayo de 2017 porque se encontraba intoxicada y deprimida.

 

La pericial se llevó en audiencia privada. Aracely Osorio, madre de Lesvy, abandonó la sala hasta que concluyera esa prueba.

 

La asesora jurídica y directora Jurídica del Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio, Anayeli Pérez Garrido, descalificó la única pericial ofrecida por la defensa de Jorge Luis.

 

Cuestionó que se haya pretendido acreditar a un presunto experto para determinar verdades de las personas, ya que el perito hizo conclusiones de depresión e intoxicación cuando no es especialista en la materia.

 

Afirmó que los testigos de la defensa intentaron acreditar que Jorge Luis no era generador de violencia, pero quedó claro que había un vínculo afectivo en una de las testigos (ex novia), que incluso impedía que la testigo se condujera con verdad a pesar de haber protestado ante los jueces que así lo haría, y lo mismo ocurre con sus familiares.

 

Confió en que lograrán una sentencia justa, luego que la defensa sólo presentó una pericial y se desistió del resto, frente a los peritos de carácter internacional que presentó la estrategia de Lesvy, quienes son expertos que han determinado casos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

 

Afirmó que presentaron más de 70 pruebas, entre ellas testimoniales y periciales en materia de arquitectura forense, psicología y criminalista de reconstrucción de hechos.

 

Dijo que 60 testigos, algunos amigos de Lesvy y del propio imputado, así como peritos, refirieron el contexto de violencia en que estaba inmersa la occisa, de la que era muy difícil salir, porque él ejercía control en redes sociales y la mantenía aislada, además violencia física y psicológica.

 

PAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.