Ubicado en el córazón de la Ciudad de México, el museo-panteón de San Fernando es uno de los recintos que no ha logrado recuperarse a dos años del terremoto del 19 de septiembre de 2017 y todavía no existe una fecha para su reapertura al público.

Pese a que en ese lugar descansan algunos de los personajes más ilustres del México del siglo XIX, incluyendo al ex presidente Benito Juárez, uno de los símbolos de la llamada Cuarta Transformación (impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador), este diario constató en un recorrido que el exterior del recinto luce descuidado y con un campamento de indigentes semipermanente justo al lado de la entrada.

Consultada por 24 HORAS, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México aseguró que San Fernando no corre riesgo eminente; sin embargo, permanece cerrado al público luego de las afectaciones que tuvo un muro del templo colindante, tras el sismo del 19-S.

La dependencia resaltó “de acuerdo con instrucciones de Protección Civil, esta dependencia reitera su compromiso para reabrir el Museo-Panteón, patrimonio cultural invaluable por albergar los mausoleos de personajes claves de la Historia de México; para tales propósitos, cuenta con un recurso aprobado del Fondo de Reconstrucción de la Ciudad de México”.

Sin embargo, al cierre de esta edición no se había detallado el monto específico destinado para la rehabilitación del recinto.

Y es que la Secretaría explicó que continúa trabajando con contratistas, arquitectos y restauradores en el armado de un proyecto que resuelva las afectaciones; posteriormente, se enviará la propuesta al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para su revisión y aprobación.

Guadalupe Lozada León, directora general de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de la Secretaría de Cultura capitalina, señaló que la apertura del recinto depende de los trabajos de restauración: “Si cuando ya se apuntale el templo se puede abrir, lo haremos; tenemos que esperar el proyecto y que sea aprobado por el INAH”.

 

Importancia

Fundado en 1832, el panteón de San Fernando fue declarado un Museo de Sitio en 2006, al albergar a políticos y militares de la talla de Vicente Guerrero, Ignacio Comonfort, Leando Valle, Melchor Ocampo, Miguel Miramón y Tomás Mejía, entre otros.

Incluso, en el recinto se encuentra la tumba original del general Ignacio Zaragoza, cuyos restos fueron trasladados a Puebla (la ciudad que defendió contra los franceses en 1862) y colocados en un mauseleo en 1976.

El último entierro en el emblemático cementerio, ubicado en las inmediaciones del Metro Hidalgo, ocurrió en 1872 (ya estaba clausurado oficialmente), cuando fueron colocados en ese lugar los restos de Benito Juárez, donde aún reposan.

PIES DE FOTO
CENTRAL
Epitafio. Una de las tumbas más famosas es la de Dolores Escalante, quien murió en 1850, poco antes de casarse con el político José María Lafragua.

SUPERIOR IZQUIERDA
Refugio. Debido a que el museo-panteón se encuentra cerrado, un grupo de indigentes ha instalado su campamento al lado de la entrada.

SUPERIOR DERECHA
Historia. El panteón de San Fernando fue clausurado en 1871, debido a que se decretó que todos los entierros debían realizarse fuera de los límites de la ciudad.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.