Ante la acusación, el imputado declaró que en su teléfono inteligente posee pruebas exculpatorias

La tarde de este viernes, el joven que había acusado a Kevin Spacey de agresión sexual en 2016 retiró los cargos de forma definitiva, informaron medios locales de Massachusetts.

 

Mitchell Garabedian, abogado del actor, aclaró que el caso fue abandonado de forma voluntaria.

 

«Es muy posible que la víctima y su familia hayan concluido que esta querella ya no vale la pena», declaró el defensor.

 

Según la parte acusadora, Spacey metió su mano al pantalón de la presunta víctima, cuando el joven tenía 18 años, en un bar de Nantucket.

 

En aquel momento el joven mintió respecto a su edad, pues dijo que tenía 23 años; cabe destacar que la edad mínima para beber en el estado de Massachusetts es de 21 y, la estrella de Seven le invitó varios tragos mientras sostenían una plática amable.

 

Un camarero, testigo durante el juicio, declaró que Spacey insistió en llevar al joven a su domicilio, más tarde acarició su muslo y finalmente desabrochó su pantalón para frotar con su mano el pene de la presunta víctima durante aproximadamente tres minutos.

 

Ante la acusación, el imputado declaró que en su teléfono inteligente posee pruebas exculpatorias.

 

 

 

jhs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.