La Comisión de Cultura Física, Recreación y Deporte del Congreso de la Ciudad de México, por unanimidad, entregó la Medalla al Mérito Deportivo 2018 a seis personas y algunas leyendas deportivas, que practican disciplinas oficialmente reconocidas por la Confederación Deportiva Mexicana y como un ejemplo para la niñez, la juventud y en general para la población de la Ciudad de México y del país.

 

Del 1 de noviembre de 2018 al 15 de enero de este año en la Comisión se recibieron 40 propuestas para galardonar a quienes por sus méritos, triunfos, esfuerzos o trayectoria destacaron, ya sea en forma individual o colectiva durante 2018.


En la disciplina de atletismo el galardón fue para Indalecio Ramírez Torres, quien obtuvo en los VI Juegos Latinoamericanos para Policías y Bomberos, Panamá 2018 medallas de oro en mil y tres mil metros planos; el reconocimiento por sus triunfos en taekwondo se entregó a Dina Sofía Maier Castañeda, quien obtuvo el primer lugar en los Olímpicos de la Juventud 2018, JejuKorea Open.

 

En tanto el clavadista Rommel Pacheco Marrufo fue galardonado por su destacada participación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, donde obtuvo dos medallas de oro y una de bronce.

 

Asimismo entregaron la Medalla a la futbolista Noemí Arzate Miranda, por el segundo lugar del Encuentro Nacional del Torneo Diversidad en Guadalajara y primer lugar en el Torneo Nacional Tulancingo 2018.


El campeón nacional de Peso Mosca, boxeador Julio César Martínez Aguilar, conocido como el “Rey”, también recibió en sesión solemne el galardón que entrega el Congreso de la Ciudad de México.

 

De la misma forma, varios luchadores, como «El Fantasma» y beisbolistas de antaño como Alfredo «El Zurdo» Ortiz Uscanga, quien fue integrante del equipo Los Diablos Rojos en 1963.

 

Y tuvo un instante por demás brillante: Entró al relevo en la octava con caja llena de Sultanes y dos fuera para abanicar el enorme Alonso Perry. Pero no fue todo: Al cierre del noveno, abanicó a Héctor Espino, Saúl Villegas y Jaime Corella ante la locura en el graderío.

 

Desafortunadamente, luego de su impresionante relevo, lo enviaron a la mesa de operaciones para recibir una cirugía en el codo, la que resultó exitosa. Ortiz procedía del equipo Fresnillo, en la Liga Central y el timón rojo, Tomás Herrera, se frotaba las manos al tenerlo en su staff de pitcheo por el potencial que le observaba como
joven novato.

dpc

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.