Foto: Especial “No llegamos para ser floreros ni tampoco aspiramos a ser monedita de oro. Nos costó fatigas, golpes, sufrimiento para llegar. Como nos costó tanto, y padecimos de represión, sería incongruencia que no se permitiera la libre manifestación", dijo el mandatario  

Por congruencia a los inicios del movimiento de izquierda, el Presidente Andrés Manuel López Obrador celebró el que ayer se hayan manifestado alrededor de 15 mil personas -según cifras oficiales- inconformes con su administración, durante la conferencia de prensa matutina de este lunes, efectuada en Palacio Nacional.

El morenista refirió que desde que inició su gobierno se dijo que se escucharía y respetaría a todos; sin embargo, también se acotó que se daría prioridad a los más necesitados, y esos cambios disgustan.

“No llegamos para ser floreros ni tampoco aspiramos a ser monedita de oro. Nos costó fatigas, golpes, sufrimiento para llegar. Como nos costó tanto, y padecimos de represión, sería incongruencia que no se permitiera la libre manifestación, por eso celebro que exista esta oposición”, expresó.

Lo anterior en referencia a las miles de marchas que organizó hasta que 36 años después logró sacar a los neoliberales de la administración.

Resaltó que incluso sería necesario crear una asociación para rehabilitar a estas personas que actuaron como pulpos en cada secretaría de Estado.

“Cuando decía yo que no tenían llenadera no sabía hasta dónde había llegado esta enfermedad de la corrupción. Hago un llamado, que se vea así, es una enfermedad, y a hacer terapias para reincorporar a gente que tiene como propósito el enriquecerse sin escrúpulos morales”.

Además, criticó que éstos “machucones” ni siquiera salen a manifestarse.

El Presidente finalmente convocó a sus opositores a que se sigan manifestando.

 

 

TFA