Amagan en Sri Lanka con más terror; apuntan a red islamista

Sin mucha claridad sobre la autoría de los ataques en Sri Lanka el domingo, ayer trascendió que siete suicidas participaron en los ataques contra iglesias y hoteles de lujo que mataron a 290 personas e hirieron a más de 500, mientras que el Gobierno acusó al grupo islamista local National Thowheeth Jama’ath (NTJ) de estar detrás de la cadena de atentados.

Las autoridades investigan eventuales vínculos de esta organización con grupos extranjeros, ya que una nota difundida hace diez días a los servicios de policía de Sri Lanka alertaba de que el NTJ preparaba atentados contra iglesias y la embajada de India en Colombo.

«No creemos que estos ataques hayan sido llevados a cabo por un grupo de personas reducidas a este país», dijo el portavoz del gabinete, Rajitha Senaratne, «hubo una red internacional sin la cual estos ataques no podrían haber tenido éxito».

El domingo, cuatro bombas estallaron casi a la misma hora: 8.45 de la mañana, y otras dos se produjeron en los 20 minutos siguientes. Las explosiones en el cuarto hotel y una casa fueron por la tarde.

Ningún grupo ha reivindicado la autoría de las explosiones, acaecidas en pleno Domingo de Resurrección, y producidas durante los servicios religiosos o cuando los huéspedes desayunaban.

Ayer se suscitaron más ataques: la Policía informó sobre el hallazgo de una bomba artesanal en el aeropuerto de Colombo, aunque el dispositivo fue desactivado por expertos de la Fuerza Aérea; y más de 80 detonadores se encontraron en una terminal de autobuses.

Se teme que los ataques desencadenen un resurgimiento de la violencia entre las diferentes comunidades religiosas del país. Sri Lanka, de mayoría budista, estuvo en guerra durante décadas con los separatistas tamiles, pero la violencia extremista se había reducido notablemente desde la victoria del Gobierno en la guerra civil que terminó hace 10 años.

El secretario general de la Interpol, organización que facilita la cooperación policial mundial, Jurgen Stock, en un mensaje de Twitter, difundió: «Interpol condena los horribles ataques y ha ofrecido su apoyo total a la investigación que están llevando a cabo las autoridades nacionales».

El presidente estadounidense, Donald Trump, habló por teléfono con el primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, para expresarle sus condolencias y ofrecer ayuda en la investigación, reveló la Casa Blanca.

Hasta 2009, Sri Lanka vivió 26 años de guerra civil entre las fuerzas gubernamentales y separatistas tamiles del norte de la isla, que terminó con la derrota de los rebeldes, y desde entonces los episodios de violencia fueron esporádicos… hasta este domingo.

Mueren tres hijos de magnate danés

Anders Holch Povlsen, dueño del portal de moda ASOS, perdió a tres de sus cuatro hijos en los ataques terroristas de Sri Lanka.

Povlsen es el segundo terrateniente privado más grande del Reino Unido y el mayor accionista de la empresa. De 46 años, es el hombre más rico de Dinamarca, se convirtió en propietario de la cadena de minoristas de ropa internacional Bestseller cuando tenía sólo 28 años.

No se ha informado cuál de los hermanos ha sobrevivido ni sus edades por deseo de sus padres.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca confirmó que tres daneses habían muerto en los atentados, y un portavoz de la familia Povlsen confirmó que las víctimas eran los hijos del multimillonario, que estaban en Sri Lanka pasando las vacaciones de Semana Santa.

El padre de Anders, Troels, comenzó su imperio de la moda con una sola tienda en 1975.

Povlsen ahora emplea a 15 mil personas y posee marcas como Only, Jack&Jones y Vero Moda, junto con casi el 30% de ASOS. Su éxito le ha ayudado a construir una fortuna que se estima en 7 mil millones de euros.

leg