A pesar del ambiente social favorable hacia la nueva Estrategia Nacional de Seguridad y ante las críticas de la opinión pública, las autoridades federales van a seguir cargando con el fardo de los homicidios violentos que corresponden al fuero común, al área estatal y municipal.

Lo ocurrido en Minatitlán fue un estallido de incompetencia estatal y municipal, pero justo en momentos en que el presidente López Obrador había eximido a Gobiernos estatales y municipales a pagar servicios de la Guardia Nacional.

Pero una cosa es que a niveles estatales y municipales carezcan de fondos y otra cosa que resulten incompetentes para diagnosticar la criminalidad en sus plazas. La reforma constitucional para la Guardia dio a Gobiernos estatales y municipales hasta 180 días para entregar un diagnóstico de su capacidad policiaca y de sus necesidades de capacitación, y llegó lo de Minatitlán y otras plazas donde la inseguridad es local.

Y la matanza de Minatitlán ocurrió mientras el Congreso discute las leyes operativas de la Guardia a partir de restricciones y no de posibilidades. La fase más grave de la inseguridad revela no acciones desbordadas de las autoridades, sino enfrentamientos entre grupos criminales por el control de las plazas.

De ahí que las autoridades federales de seguridad tengan tres urgencias: 1. definir mecanismos de interrelación entre el fuero federal y el fuero común; 2. crear grupos especiales en zonas calientes; y 3. necesidad inmediata de contar con un diagnóstico de las bandas estatales y municipales, formas de operación y, sobre todo, razones de enfrentamientos violentos entre ellas.

Si se confirma la presencia mañana en el Congreso del secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo Montaño, entonces habría que preguntarle no de derechos humanos o uso de la fuerza, sino sobre el nuevo mapa delictivo estatal y municipal y cómo encararlo en lo inmediato.

Zona Zero

El aumento en la delincuencia, criminalidad y cifras de homicidios carece de respuesta institucional, como se verá hoy en la conferencia presidencial mañanera. Los Gobiernos estatales y municipales no han hecho su tarea de inteligencia local. Y las autoridades en los tres niveles se mueven a ciegas… en un cuarto oscuro.

[email protected]
www.seguridadydefensa.mx
@carlosramirezh