El ex subsecretario de Salud, Pablo Kuri quien fue el encargado de la estrategia para enfrentar la influenza en el 2008—2009, alertó sobre el riesgo de un rebrote de la epidemia en México si no se toman las precauciones

José Narro, aspirante a dirigir el Partido Revolucionario Institucional (PRI) nacional, aseveró que no se prestará a una simulación en el proceso de elección interna, ya que ha sido un generador de problemas; y que aceptará el resultado si se da una competencia pareja.

“La simulación (es) lo que nos ha traído al problema que tenemos (…) yo no estoy dispuesto a contribuir en eso”, sentenció el ex secretario de Salud en entrevista para 24 HORAS.

El también ex rector de la UNAM refirió que no será una elección sencilla, y señaló que buscará la reconciliación pese a las diferencias entre los grupos en el tricolor.

¿Por qué quiere estar al frente del PRI?

-Quiero estar al frente del PRI porque yo creo en la democracia, yo creo en la política como un gran instrumento, como una actividad superior del ser humano que permite resolver problemas, sacar diferencias, hacer propuestas, tomar acuerdos, atender necesidades de la población y, en la democracia, los partidos políticos resultan ser indispensables.

En México y en el mundo los partidos políticos están pasando por un momento complicado como en muchas otras áreas. El mundo está enojado. He dicho yo que somos más de 7 mil 500 millones de seres humanos los que poblamos este planeta; hay problemas, (y) no hemos sido capaces como en especie de resolver la pobreza, desigualdad.

Es más, si uno compara la desigualdad que podía haber en el año de 1500, hoy, incluso, se ve más acentuada. ¿Por qué hay gente que vive hoy como vivía la gente pobre en el 1500? En cambio, quienes hoy tienen la capacidad económica, cultural (y) social, pues tienen una vida superior a la de los monarcas de aquellos años, entonces, hay problemas en el mundo, y la política y la vía democrática tienen que ser los caminos para resolver esto.

El PRI es uno de los grandes partidos políticos de México (con) 90 años de existencia, ¿70 años prácticamente, no? Prácticamente como partido de Estado primero; posteriormente, empezaron a abrirse espacios en el Poder Legislativo, pero la primera vez que hubo uno en la era del partido del PNR, PRM, PRI, la primera vez que se tuvo un gobierno estatal distinto al del PRI, entre 1929 y las siguientes décadas, fue en 1989, entonces ha habido una transformación, pero el partido ha estado ahí.

¿Considera que de ganar la elección y dirigir al PRI, va a llegar al peor de la historia? Es decir, me refiero al más debilitado y al más desacreditado, porque así lo pensó la gente en la elección anterior

-Sí, a un PRI que tiene problemas, sin dudas, y por eso quiero también.

¿Y está fácil?

-No, no está fácil, está muy complicado, pero precisamente por eso necesitamos dos cosas dentro del partido, y algunas otras fuera. Primero, dentro del partido (se necesita) una reconciliación. Yo sé lo digo con toda claridad; lo que en estos días (y) semanas, he encontrado, es que tenemos una división entre muchos sectores; no, no sectores, porque los sectores del partido son aparte, pero entre grupos del partido, entre sus personajes.

¿Equivalente a las tribus del PRD en su momento?

-No, porque no están institucionalizadas.

¿O a las corrientes?

-No, porque no están formando parte. Hay corrientes, sí hay adherentes, sí hay asociaciones que simpatizan, sí, pero algo todavía más fuerte que es una diferencia importante entre el priismo: uno, (la) reconciliación, y dos de lo interno, unidad; pero una unidad que no quiere decir unanimidad, que no quiere decir sacrifico, “todo lo mío por una sola línea”, no, una unidad que quiere decir inclusión, que quiere decir tolerancia al que piensa de manera diferente, una unidad que quiere decir respeto por los puntos de vista de otros, una unidad que quiere decir claridad en los objetivos y compartir principios y valores; y dos, o segundo romano, un gran capítulo  al interior y al exterior; en el capítulo del exterior hay necesariamente una frase que me parece esencial, como gran objetivo, encontrar también ahí una reconquista de la sociedad, volver a ver a quienes no son priistas, entender las necesidades y poder acercarnos para hablar, para decir, para debatir, para convencer, porque hoy, efectivamente, hay una desacredito que nos lastima muchísimo y, sin embargo, tuvimos poco menos de 9.5 millones de votos en la elección de los diputados a este Congreso federal; y tuvimos presencia en todo el país y tenemos una organización, que es la organización más fuerte, y tenemos una historia a la que también nos debemos, porque sí hay problemas y sí ha habido en el pasado, pero ¿Dónde dejamos el legado del general (Lázaro) Cárdenas quien fue presidente del partido? ¿O el de Reyes Heroles, o las aportaciones, el discurso, la convicción y la pasión de Luis Donaldo Colosio o de José Francisco Ruiz Massieu?

¿Dónde están? ¿Dónde está el pensamiento, la acción tal de mujeres tan valiosas como María Lavalle, (o) como Griselda Álvarez y Margarita García Flores? Entonces, uno tiene que decir en la historia, no, no se perdió, está ahí y tenemos que hacer sentir el orgullo por lo que se hizo desde el partido, o desde los gobiernos, las instituciones que hoy tenemos en México; buena parte de ellas son producto del partido, de sus principios, de sus convicciones y de los gobiernos emanados de él y eso es indiscutible. Tenemos que conseguir que podamos transmitirlo, defenderlo, asegurarnos, reconocer los errores. Sí, sin duda, pero también reconocer las virtudes.

¿En qué momento el PRI se empezó a separar de sus principios desde su punto de vista? ¿En qué momento usted vislumbró que iba a haber una derrota estrepitosa como la del 2 de julio?

-Si quiere que le sea honesto, yo nunca lo pensé.

¿Nunca la vio?

-No, yo nunca vi una derrota de esa magnitud. Sí, soy honesto con usted, conmigo mismo y, con quién nos va a leer, yo tendría que decir “no”. Me fui percatando que las cosas no estarían bien, pero déjeme decirle, a ver… porque de pronto me anticipo a la pregunta que me va a hacer usted ¿Qué le parece que expulse el partido a Enrique Peña Nieto? no determinantemente no, me opongo, porque  él no fue el causante de la derrota, si acaso somos muchos los responsables.

¿Y eso se lo dijo a Ulises Ruíz?

-Se lo he dicho, lo he platicado face to face ahí en el cafecito que nos echamos.

¿Y qué le dijo?

-Que no estoy de acuerdo con su planteamiento, que él  puede hacer los planteamientos que quiera, pero yo no estoy de acuerdo y no estoy de acuerdo, porque ojalá y el problema del PRI fuera el de un hombre o el un nombre; ojalá y sin ese hombre, ojalá y sin ese nombre, ya todo fuera diferente; y no es cierto, no va a ser así; y déjeme decirle, yo formé parte del equipo de trabajo de Enrique Peña Nieto, del presidente Peña Nieto. Para mí fue un orgullo, es un honor haber servido a México en su gobierno. Ahora yo no puedo negar que no pudimos transmitir muchas cosas, que no pudimos darle la dimensión a las muchas de las cosa buenas que sí pasaron; este país, en estos últimos 6 años, creció económicamente hablando, poco, sí, menos de lo que requerimos como país, sí, pero en medio de las condiciones del mundo no nos fue mal. Este país consiguió y, el gobierno de Peña Nieto, cuatro millones de empleos se formaron; no, no los hizo el gobierno, ya lo sé, con la iniciativa privada, con la iniciativa de muchos mexicanos emprendedores, pequeños empresarios, modestos, PyMES, microempresarios y grandes corporaciones, este gobierno de Peña tuvo una inversión extranjera directa; la más alta en la historia del país (y) atrajo capitales.

¿Por qué la gente decía que si José Antonio Meade hubiera estado con otro partido, él hubiera sido el presidente?

-No lo sé, pero déjeme decirle, el PRI y el priismo se pusieron al servicio de una causa, y no son pocos los millones de votos que se consiguieron para la candidatura presidencial de José Antonio Meade, no son menores  ¿Cuáles son las razones?, pues no sé, pero al final el candidato tomó la decisión de participar con el apoyo del Partido Revolucionario Institucional, que esa fue una decisión de él, como fue una decisión del partido, hacerlo el candidato del partido

¿Por qué se abandonó a las bases?

-Pues no lo sé y me parece un error; o sea, un partido está configurado, y más un partido complejo y grande como el PRI está configurado de abajo para arriba por sus  simpatizantes. Dicen los estatutos, por su militancia, por sus cuadros y por su dirigencia; y tiene que haber en esa estructura que, va de los simpatizantes a la dirigencia, tiene que haber una comunicación transversal que no puede ser  nada más que sólo hablen los simpatizantes, que hablen entre ellos los militantes.

No tiene que  haber una conversación transversal a todo lo largo de esa estructura. ¿Cuál es el secreto? Por eso digo yo, entre nosotros, reconciliarnos y, con la sociedad, conquistarla de nueva cuenta  con una palabra hacia dentro, que es “esperanza”; con una palabra hacia fuera, que es “congruencia”.
Valen en los dos sentidos: hacia dentro, nosotros, tenemos que decirle al priismo que no deben sentirse apenados, que no deben sentirse lejanos, que no deben pensar que esto terminó, de ninguna manera… Es con ellos y es por ellos. Yo he decidido con mucha convicción cancelar una parte de mi vida, dar por concluida una etapa maravillosa con la Universidad Autónoma de México, institución que me ha dado lo mejor que yo he tenido, que me ha dado formación, experiencia, muchas muchas cosas.

Decidí, para ser congruente conmigo mismo, decir “hasta aquí llegué, doy por terminado esto”, me ha ido muy bien, he sido un hombre feliz y quiero seguirlo siendo, y quiero ahora probar y servirle a México y trabajar por el país, pero a través del partido.

¿Se debió de haber trabajado ya en esto desde el 2 de julio? En este año hay elecciones en dos estados de la República: Puebla y la Baja California, (y en) ninguna de las dos el PRI pinta; en Puebla todo parece que va a ganar Morena, hay gente que dice que hasta sin candidato ellos ganarían; y en Baja California, hace 30 años el PRI perdió por primera vez la gubernatura

-En el 89, la primera que se perdió.

Algunos dicen que 30 años después el PRI puede perder hasta el registro en Baja California

Que sería dolorosísimo, sería terrible…

Por eso le pregunto ¿No es tarde?

-Nunca es tarde, y siempre pudo haberse hecho antes. Parece paradójico, pero esa es la verdad, pero el asunto es que estamos hoy, y la pregunta se la cambiaría, o me la cambiaría a mi mismo, por ¿Se puede hacer algo? Sí, sí se puede hacer, sí ,sí hay un mensaje de esperanza, de ánimo, de orgullo, de identidad.

¿Y si pierde el registro el PRI?

-Va a ser un mensaje muy fuerte, y va a implicar que tengamos que avanzar mucho más rápido, mucho más unidos, mucho más claros. Yo deseo que eso no suceda. Espero y, estoy convencido, de que no va suceder. Hay la posibilidad, sí, y yo también le diría ¿Y qué pasa si en Puebla hay una situación diferente y los resultados son de otra naturaleza? Cuando uno va a las urnas lo que existe es incertidumbre, y eso es un signo de la democracia, la democracia de las seguridades, de las certezas, de lo absoluto, ya no existe. Probablemente no fue democracia; hoy la democracia implica incertidumbre, trabajar con la gente, comunicarse con la militancia, una organización mucho más fuerte e implica, porque no es sólo el pragmatismo, no sólo lo práctico, y lo cotidiano, las ideas, los valores , los principios, la manera diferente.

No es sólo dinero la política, la buena política no se hace con dinero, se necesita el dinero, sí para organizarse, para moverse, para todo lo que se tiene que hacer. ¿Es suficiente el dinero? De ninguna manera ¿Cuentan las ideas? Por su puesto que cuentan, cuenta la convicción; la pasión es indispensable.

Usted que habla de dinero algunos analistas dicen que el Presidente, Andrés Manuel López Obrador, ahora con dinero se está robando la estructura del PRI ¿Será?

-Yo estoy seguro que el partido tiene una militancia que como una de sus características es la fidelidad. Yo no me atrevo a s sostener el dicho que usted plantea, porque yo he tenido reuniones  en esta semana, primero, para hacer mi valoración; y después hace dos semanas a partir de que di a conocer mi decisión. Me he reunido con decenas, veintenas, centenares de personas, de miembros, de simpatizantes o de militantes del partido, y lo que yo he encontrado se lo digo de verdad, lo digo como una experiencia personal, una golondrina.

Ya se que no es de verano, no le estoy diciendo que todo el mundo. Yo camino por la calle y me han parado para decirme: “con usted sí”. (Fui) a un restaurante hace unos días ¿Y qué me dijo un mesero? Yo soy priista y voy a votar por usted.

¿Quién está detrás de su candidatura o quien apoya su candidatura como grupo?

-Si me dice quienes son la nomenclatura…

El ex presidente Carlos Salinas de Gortari, y de ahí…

Haber, déjeme decirle, yo ya lo comenté, yo ya se lo dije, yo no lo repito mucho. Lo voy a volver a repetir para que usted lo tenga, pero al presidente Salinas, con él  yo trabajé en el gobierno de presidencia.

Yo serví en muchos sitios (y) fui subsecretario de gobernación con Jorge Carpizo, y (a) Carlos Salinas, presidente, yo le tengo un aprecio y un reconocimiento. Yo he servido en otros periodos, en el de Miguel de la Madrid; (también) con el presidente López Portillo, y a mis 70 años tengo un recorrido largo y grande, y lo hice con el presidente Ernesto Zedillo.

Yo soy una gente que ha trabajado y le vuelvo a decir, con Peña Nieto fui Secretario de Salud a mucha honra, y le debo lealtad, porque para mí, después de la honestidad, la lealtad.

Entonces yo no voy a negar, (sería) negar mi biografía, mi convicción… Siempre hago una broma de que cuando Peña Nieto me invitó a ser secretario de salud yo ya no era rector, y le dije: “haber, presidente, déjeme pensarlo”. Sí, pero yo hice cosas antes de Peña Nieto; con mucho orgullo las hice y las voy a seguir haciendo después de él.

¿Pero sí están detrás de su candidatura? ¿Lo apoyan?

-No sé, me he reunido con muchos grupos y yo quiero pensar que este ejercicio en la política es de sumar, es de incorporar.

Rubén Juárez anunció que declinaba, se menciona que se integra a su equipo, a su coordinación ¿Será?

-No lo sé, porque no he platicado con él, (cuando) supe de su decisión, le hablé por una doble condición.

El mensaje que dio (Juárez) fue muy fuerte

– Muy fuerte, sí, muy fuerte. Él es un hombre de muchas condiciones.

Y manifestó un enojo ahí

– Al menos en la comunicación no verbal, bueno, en la verbal también; pero bueno, él aspiró, lo dijo y qué bueno. Un partido que no tiene remedio, un partido que esté moribundo, un partido que tenga tal grado de desprecio de la sociedad y, que no tenga remedio, sería un partido al que quisieran dirigir los que hemos mencionado, que estamos en el espacio. Yo creo que no,entonces, yo aspiro, eso sí, a incorporar a la mayor gente a la causa
¿Esa es la meta final? No es ese el objetivo último, no. En mi caso yo no quiero llegar a ser presidente del partido ni para aspirar a un cargo en el 24.

No, para eso ni tampoco.

Simplemente para tener una línea más en el currículum que yo tengo, esa no es mi aspiración. Mi aspiración es para llegar y transformar al partido, para ayudar a la reconciliación interna y ganar la confianza de la sociedad nuevamente.

Pero sí se tiene que empezar ya, pero ya en la arquitectura de un candidato para el 24…

– No, yo pienso que no, se lo digo, porque entonces todo el esfuerzo, toda la intención va dirigida a ese propósito.

¿Cuánto cree que pueda durar la presidencia de André Manuel López Obrador, seis años? ¿Cuánto tiempo cree que Morena y el movimiento que encabeza Andrés Manuel va a estar en el poder?

– No lo sabemos.

Mucha gente dice que llegan para quedarse dos o tres sexenios

– Bueno eso es aventurado. Cuando había certezas, pues el candidato del PRI, sin necesidad de hacer cosas, resultaba ser el presidente de la República, hasta que un día las cosas cambiaron porque pues maduran las sociedades, porque las instituciones democráticas se van fortaleciendo (y) se van teniendo formas de equilibrio, pesos, contrapesos; y también porque el ejercicio del poder desgasta.

Hoy en el mundo no es fácil que los gobiernos ganen elecciones. Lo hemos visto en Brasil, Argentina Alemania Francia e Inglaterra. La presidencia de Obama, (que duró) dos períodos, en mi opinión, (fue) un gran presidente de los Estados Unidos. (Tuvo) una aceptación y popularidad en su país y, en el mundo, altísima. En mi opinión, (fue) un tipo de primera y no ganó su partido ni su candidata.

Entonces… ¿Cuál es la extrañeza de nosotros? No, no debe haber. Lo que debe haber es un proceso, en primer instancia, eso es mi opinión y, muy claro lo digo, para que quien llegue a la dirigencia del partido no tenga la distracción de estar pensando para él o para su grupo en la candidatura de 2024. (Y) concentrarse de tiempo exclusivo, (e) intenso, en trabajar a eso que yo digo: la reconciliación.

¿Y cómo se va a reconciliar, por ejemplo, con Alejandro Moreno Alito? Que es del otro grupo

– Pues porque si no avanzamos en unidad entendida. De mi parte, todo el respeto, todo absolutamente respeto. Hoy y más adelante, toda la comprensión para reconocer que forma parte de un sector, de un grupo, de que tiene adelante y atrás. Junto a mí esta mucha gente que quiere, le doy mi palabra de que me resulta muy estimulante, primero, recibir comentarios generosos (…) de gente de diferentes corrientes, grupos porque a todos los conozco, todos me conocen… unos más, unos menos; entre ésos que se acercaron a hacerme comentarios.

¿Ulises fue uno de ellos?

-A Ulises lo conozco hace muchísimos años

¿Y es uno de ellos que dijo aviéntese?

-No

¿Él todavía quiere aventarse?

-Lo que yo platiqué con él el día que me tomé un café, sí, por supuesto

¿Y qué opina de Alejandro?

-Alejandro es un priista, (un) joven convencido, interesado en él, en dirigir el partido con todas las posibilidades; mi respeto, mi consideración, mi -mayor aprecio por él, por su intención. Yo tengo una manera diferente de ver las cosas. Siempre que a mí me ha tocado tomar decisiones en este terreno, en tres grandes momentos en mi vida: la Rectoría, el proceso de designación de candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia de la República, y esta vez tres. En las tres ocasiones yo me planté cuatro preguntas: la primera es ¿Quieres o no quieres? si no quieres, no te metas, ¿Para  que sufres una cosa?; dos ¿Puedes, estás en la condición, tienes la salud, la energía? ¿Tú crees que puedes? ¿Te das cuenta del problema que representa que tienes que hacer a un lado tus intereses personales?

Y usted tiene la salud para recorrer todo el país

-Sí

¿De subirse a un camión y recorrer pueblo por pueblo, comunidad por comunidad?¿Ir a buscar a la base que se perdió?

-Espero que me alcance el tiempo, porque el problema, el cual no será de poder o de convicción, e el del tiempo para conseguir. Fui a la UNAM, es la institución de educación superior que tiene presencia en todas las entidades federativas, y a todas partes. Claro, es otro tipo de acción de tarea. Como secretario de salud no le puedo dar ahorita el número de gira de actos y de presencias, pero fueron centenares y centenares que en dos años y nueve meses, (y) centenares de visitas, no hubo una entidad federativa donde no estuviera.

Hubieron varias en donde estuve más de diez veces, por ejemplo, Jalisco, Oaxaca… Yo me levanto muy temprano, duermo relativamente poco tiempo; seguramente es por mi edad avanzada, pero a mis 70 años me siento muy bien, si no, no me meto. ¿Para qué me voy a meter si voy a estar sentadito en un escritorio? No, no puedo; entonces quiero, puedo. ¿Tengo algo que ofrecer? Porque si no tienes nada que ofrecer, no tienes un programa, no tienes ideas, no sabes.

Pero para qué te metes, muchacho, déjaselo a otros y finalmente ¿Piensas que vas a contar con apoyo? Y yo me pregunté esto nuevamente, y me lo he respondido. La respuesta es evidentemente subjetiva, es la que no se da, pero la haces tratando de ser honesto y las respuestas fueron “sí, sí quiero, sí puedo, sí tengo algo que ofrecerle al partido y a mi país, y sí hay gente que me apoya”.

Hablando de Oaxaca, sabemos que los Murat están con Alejandro Moreno; y además, el tema es que el proceso de selección, porque si es con la militancia no hay mucha oportunidad simplemente por lo que pasa en Oaxaca ¿No?

-Eso lo dice usted, yo no… yo si supiera que a mí no me gusta, también se lo digo, yo no corro carreras en donde no tengo nada que hacer ¿Para qué? ¿Cuál es el propósito? yo participo en procesos donde hay reglas, y espero que las tengamos muy claras. A mí me animó la sesión del Consejo Político Nacional del miércoles de hace 2 semanas que resultó ser miércoles 27.

Una semana antes del aniversario…

-Formalmente no está arrancado el proceso, pero de empezar a generar las condiciones para el proceso, lo hace con un acuerdo que tiene dos grandes señalamientos: el primero, se va a hacer con una consulta a la militancia, una consulta democrática. Si es así, le entro; dos, le vamos a pedir a INE que nos ayude a organizar el receso interno, lo cual quiere decir (que) el INE no debe participar. Estoy convencido, si no lo hace, cumplirlo con una de sus tareas, pero asegurándose que hay condiciones para un proceso correcto, de igualdad.

¿Cuáles son los temores que tiene usted si no ocurre eso ¿Qué trampas puede haber, que desigualdad puede haber?

-Hay una y se la voy a decir: que generalicen, y es donde yo no me presto. La simulación (es) lo que nos ha traído al problema que tenemos. Es el mucho producto de la simulación, y yo no estoy dispuesto a contribuir en eso.

Cuando se conozcan las reglas…

Sí será otro momento de decisión.

¿Y eso cuándo podría ser?

-No sé porque apenas se acaba de enviar el día de ayer la carta al INE, por qué apenas el día de ayer. Dos semanas después del Consejo Político, porque con mucha convicción, con mucha seguridad, con mucha apertura, la presidenta del partido convocó a quienes habíamos mostrado nuestro interés para que nos reunieramos con parte del CEN, con ella misma, y con varios integrantes del CEN del PRI.

En una ocasión, y después para configurar una mesa de representantes y que se vieran ahí  temas y asuntos, y ver cómo iba a ir la petición para que nos aseguráramos de que se correspondía con lo que el Consejo Político. Es decir, no quiso la doctora Claudia Ruiz hacerlo de manera, simplemente, a partir de su determinación con el acuerdo de ella y con el secretario general o del Comité Ejecutivo no, no quiso unilateralmente definir esto,  entonces abrió, formó esa mesa de representantes.

Entonces a mí me alienta que esté el INE, hay que esperar la respuesta ¿Cuándo puede suceder eso? No sé, no sabemos porque depende del consejo del INE.

¿El tiempo límite para que se resuelva ya todo?
-20 de agosto

¿Puede ser antes?
-Sí, puede ser antes, debe ser antes, porque debe haber ahí un periodo para arreglar muchas cosas.

Se hablaba que la gobernadora de Sonora iba a estar en su fórmula como secretaria general…

-Yo me he reunido y he aprovechado para decir qué problemón tengo, porque hay tantas, tan buenas compañeras potenciales, tanta gente con la que yo me identifico, tantas mujeres mujeres priistas… Tiene que haber una fórmula hombre-mujer y mujer-hombre, tantas personalidades, tantas experiencias, tal variedad en las mujeres priistas que no está fácil la decisión.

Es un asunto de suma  política, es un asunto de complementariedad para poder llegar, insisto, no a la estación que se llama presidencia del PRI para llegar a la terminal que se llama transformación y consolidación del partido, que eso es lo que yo quiero. Yo no quiero ser presidente, lo dije, por ser presidente, yo quiero llegar a la presidencia para con el priismo y, escuchando a la sociedad, fortalecer, transformar, cambiar al partido.

Hablaba usted que el dinero no siempre es importante para la política, pero para alcanzar los objetivos sí se necesita dinero ¿Ya no van a tener el dinero que tenían antes?

No en este momento, no porque van a estar las interrogativas y, por la situación financiera del partido, que es otro de los temas; pero tendremos que hacer, pues aquí sí aplicarnos.

La situación financiera del partido que, es otro de los de los temas, no tendremos qué hacer, pues aquí si aplicamos la fórmula que nos han querido en las estructuras públicas, convencer que se puede y que sí se puede, pero tiene un límite hacer más con menos.

Tengo que hacerlo, no nos queda de otra. Imaginación para hacer que rindan los recursos. Si usted me pregunta a mí si yo tengo personalmente, yo no tengo la capacidad financiera personal para una tarea, pero sí tengo la imaginación. Hay que aprovechar la experiencia y, si hay la capacidad, las nuevas tecnologías nos ayudan a estar en contacto con la gente, y parte de lo que tenemos que hacer es contar con la militancia, sabiendo de verdad porque también ahí ha habido un autoengaño.

Saber ciertamente cuántos somos, quiénes somos, en dónde estamos, de verdad, no hacer las cuentas al aire.

Me imagino que su campaña y su propuesta y, una vez si es que logra el triunfo, va a utilizar mucho las nuevas tecnologías como herramienta fundamental

– Sí yo no soy un experto, pero no tengo duda que el partido lo puede y lo debe hacer. No tengo duda que, quienes aspiramos, vamos a tener que encontrar una forma racional.

Y estudiar otros fenómenos como el del Gobierno actual…

– Sí nos ha demostrado a poco todo lo hizo el presidente López Obrador.

No, no se ve que tiene un ejército que le maneja, incluso, hasta trolles y bots

– Ah no, yo de eso no sé.

Pero es que eso es fundamental…

– Bueno, pero ¿Que resulta más conveniente?

Evidentemente le dio un resultado positivo al señor Presidente

– Usted cree que en Estados Unidos, usted piensa que Francia no lo hizo, es la etapa en la que las nuevas tecnologías tienen mucho que hacer, mucho que decir y que contar.

¿Le preocupa que su adversario o, en este caso, adversarios, utilicen esas tecnologías y esos métodos para desacreditar una forma de cómo quiere ver usted al PRI, cómo quiere dirigir al PRI?

– Yo lo que espero es que la militancia tenga la capacidad, la gran capacidad de valorar lo que se le propone y que sea la militancia la que decida. Que no sea a ver ver cosas, y sí va a haber, sí están habiendo; pero la verdad impera. Yo se lo digo convencido como estoy.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador , según algunos columnistas y algunos analistas, están metiendo la mano en la lección del PRI. Justamente el día después de  que usted anuncia su interés por dirigir al partido, el Presidente, sin mencionarlo a usted por su nombre, lo acusan de omiso en la compra de medicinas… Finalmente no se ha comprobado porque fue parte de una estrategia, pero más bien la lectura la tiene usted

-Yo hoy lo volví a escuchar porque se volvió a referir al tema. Alguien le preguntó sobre lo que había dicho la doctora ­­Ruiz Massieu en alguna entrevista que le hicieron en algún programa, entonces hizo referencia. Yo lo que le puedo decir a usted con toda claridad, un cómplice es alguien que ayuda que se cometa un acto indebido. Yo nunca he participado en actos de los que yo no pueda dar cuenta, y menos construyendo; y tampoco omiso, porque un omiso es el que, sabiendo que debe hacer algo, no lo hace.

Los medicamentos que yo compré siendo secretario Salud, perdone que se lo diga, son los de mi mujer y los míos. La única instrucción que yo recibí para comprar medicamentos fue de mi esposa, perdón, no el sistema de compras de medicamentos en México. En las instituciones públicas es multivariado, hay múltiples formas; compran los estados, las instituciones de seguridad social, hay una compra consolidada que coordina desde el primer ejercicio en 2013; coordina el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Cuando yo llegue como secretario en 2016, ya tenía varias ediciones previas, las coordina el IMSS; participa, y eso si tratamos de sumarle todo lo público ¿Por qué?, porque es más barato y más fácil hacer una negociación en una licitación pública con reglas claras, con organismos internacionales, viendo, supervisando con testigos sociales, con la Función Pública ahí metida.

Juntar volumen, un volumen tan importante como el que en la que terminó resolviendo, decidiendo… al final, fallando administrativamente, dando el fallo. Ya está gobierno ahora seguramente en los meses de diciembre, enero, febrero, pero que se acercan a los 50 mil millones de pesos de compra; entonces, claro que resulta económico en el gobierno del presidente Peña los ejercicios que se hicieron.

Cinco fueron tan exitosos que permitieron ahorros por más de 17 mil millones de pesos y, que permitieron, en consecuencia, comprar como 60 y tantos por ciento; 70% para irme bajo.

¿Algo más que agregar en relación a la construcción de su candidatura?

-Tal vez sólo terminar enfatizando algo, a parte de verdad, se lo digo frente a este aparato de tortura que son las grabadoras, decirla con absoluta convicción, gracias muchas gracias por la oportunidad qué bueno que nos vimos porque se aceleró.

Si le quiero decir al final algo y es que yo sí quisiera pedirle a la militancia la posibilidad de que reflexionara , la posibilidad de que revisen, que se informan, la posibilidad de que escuchen y la posibilidad de que con absoluta libertad decidan el sentido de su expresión cuando tengan que darla con las reglas que tenga que dar, que yo tengo, que yo he decidido poner mi experiencia, mi hoja de vida, mi forma de ser, los valores que sostengo al servicio del partido, al servicio de la militancia que estoy convencido que hay que hacer de este ejercicio un ejemplo que si no lo hacemos nos vamos a equivocar y que estoy dispuesto absolutamente a ayudar a contribuir a que se genere la identidad del priismo el orgullo del priismo y una nueva etapa para el partido y para su militancia, una etapa donde la militancia tenga mucho que decir, pero no sólo decir , donde la militancia tenga mucho que hacer donde los militantes sean no los amigos de los dirigentes sino donde la militancia tenga la responsabilidad de representar en la contiendas electorales  al partidos a sus principios y sus banderas.

¿Si los resultados no le favorecen se sumaría al que gane?

-Si los resultados no me favorecen, y todo el proceso se desarrolló como yo creo que va a ser, con reglas y con principios y sin, otra vez, una simulación, por supuesto que yo siempre estaré encantado de aceptar el resultado y de contribuir al desarrollo y a la unidad del partido. Lo que yo no puedo aceptar es la simulación, lo que yo puedo aceptar es que juguemos con reglas claras y con piso parejo.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.