-  
La toma de decisiones sin aparente estrategia que «obligó» al gobierno federal a entregar dinero de manera directa a madres de familia, mujeres víctimas de violencia, y otros grupos vulnerables, forma parte de un gran plan político del Primer mandatario, Andrés Manuel López Obrador.
Y es que luego de que Morena y sus partidos aliados, aprobaron en la Cámara de Diputados, que la consulta para la revocación de mandato presidencial se lleve a cabo el mismo día de las  elecciones para renovar a los diputados federales; se genera una ventaja para Morena, pues el nombre de Andrés Manuel López Obrador, junto con su gran popularidad, seguirá apareciendo en las boletas, ahora en la elección intermedia.
De ahí que cueste creer que, el otorgar de manera directa dinero a ciertos grupos que integran el padrón electoral, haya sido una medida meramente social, pues como lo hemos dicho en este espacio, lo único que está fomentando, son clientelas electorales.
Si la popularidad del primer mandatario es tan alta y la mayoría de los mexicanos simpatiza con sus acciones, por qué hacer una consulta para revocar su mandato, la respuesta es sencilla, para volver a ayudar a su partido a ganar y mantener su fuerza en el Congreso.
A ese tipo de medidas aquí y en China, en Venezuela, en Bolivia y Nicaragua, se les llama inequitativas y ventajosas.
En el mundo, la revocación de mandato se hace a petición de los ciudadanos o el Congreso, pero en México, la trampa legitimada, es que sea el mismo Presidente quien se someta a la consulta y así mantener su fuerza, de lo contario, nadie lo solicitaría.
Estas reformas recién aprobadas, han sido criticadas por la oposición y por los empresarios, quienes han puesto sus esperanzas en el Senado, donde existe un bloque opositor, que pudiera evitar que la consulta, se lleve a cabo el mismo día que la elección intermedia; a no ser que una vez más los priistas apoyen a Morena.
La oposición, también ha advertido que la revocación de mandato, abre el camino a la reelección del Presidente, tema que aún no se cristaliza, lo que sí queda claro es que para López Obrador, lo suyo, lo suyo son las campañas.
Y en pregunta sin ofensa:
¿Qué es peor, que un contratista le regale una casa a la esposa del Presidente, o que el  Presidente le regale un cargo en la Corte a la esposa del contratista?