Se acabaron siete temporadas de Cole Beasley como receptor de los Cowboys, y ahora firmó un contrato de cuatro temporadas y al menos 20 millones de los billetes verdes para atrapar pases con los Bills. La noticia sorprendió al mundo de la NFL, y es que Buffalo quería los servicios de Antonio Brown, pero luego de que fichó por los Raiders, se fueron por el que portara el 11 en Dallas.

Beasley publicó este en Twitter que estaba agradecido con la organización de los Vaqueros y en especial con la familia Jones. “Emocionado por este nuevo camino. No veo la hora de empezar en Buffalo”, aseguró el hombre que lleva 23 recepciones de anotación en la NFL.

Según fuentes, el acuerdo contractual sería de cuatro años y  $29 miliones.

Beasley, que dijo que buscaba al menos $20 millones garantizados, obtendría cerca de $14.4 millones garantizados con Buffalo, según el periodista Mike Garafolo.

Ante la salida de Beasley, en Dallas se quedan con Amari Cooper como receptor estelar, y Michael Gallup se queda como el número dos. Aunque Dak Prescott recuperará a Terrance Williams, quien no jugó todo el año pasado por una lesión.

Mientras tanto, en los Bills, Cole Beasley podría convertirse rápidamente en el primer ala abierta, y ser el mejor amigo de Josh Allen, quarterback que demostró mucho talento en su campaña de novato en 2018.

Siguen los movimientos en la agencia libre, y todavía quedan muchos “peces gordos” por encontrar una nueva franquicia para demostrar su talento en los mejores emparrillados del futbol americano.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.