Hay una cantidad significativa de recuentos sobre atletas que trabajaron desde los años pueriles enfocados en un día llegar a ser un referente en alguna disciplina deportiva con un recorrido de muchísimo tiempo teniendo una rigurosidad en su vida cotidiana, que con sólo ver todo lo que transcurrieron, nos parecen de otro mundo. Pero Dean Karnazes vino a desarrollar otra historia igual o incluso más inspiradaora.

Dean Karnazes es ahora mismo uno de los ultramaratonistas más respetados en todo el mundo, aunque hace no mucho tiempo, no figuraba en el mapa de los deportistas no digamos de élite, ni siquiera de los amateurs.

Sus tres primeras décadas de vida fueron como la mayoría de los ciudadanos en la parte occidental del planeta: después de los años de escuela, el encontrar un trabajo y una estabilidad que deviene en una monotonía sofocante que se pierde de vista con la entrega de una compensación monetaria. Así, llevaba una vida Dean hasta que en uno de esos espacios libres que permite el trabajo, con sus debidos celos incluidos, Karnazes tuvo una revelación ante él.

En el festejo de su cumpleaños 30, Dean se encontraba en un bar con sus amigos y mientras bebía unas cervezas y tequila, le pasó por su mente la idea de cambiar el confort y la rutina que manejaba todos los días.

Esa noche descubrió lo que le aportaría el cambio que transformó su vida. Luego de sentirse agobiado por ese hastío de actividades monótonas, Dean corrió en la tiniebla durante varios minutos. Se detuvo y se percató de que es actividad tan sencilla le daba mucha felicidad. Ahí empezó la mejor etapa de su vida.

La felicidad en forma de zancada

Dean Karnazes practicó diversos deportes durante su adolescencia sin mayor interés que el de la recreación. Correr fue una actividad que realizó de niño, pero no volvió a retomarla hasta después de aquella noche. Hasta ahora, correr es lo que lo motiva a vivir su sueño.

Renunció a su trabajo y a la monotonía que lo asfixiaba. Ahora se levanta a diario con la misma rigurosidad que ir al trabajo, pero para correr. Disfruta a su familia y pasa tiempo con ellos antes y después de entrenar.

Su arma secreta

El caso de Dean Karnazes es particular, como su condición que para muchos es privilegiada. No sabía lo que realmente ocurría hasta el año 2006 que descubrió que era distinto a los demás.

“Me enviaron a un centro en Colorado. Primero realizaron una prueba de mi capacidad aeróbica y los resultados fueron consistentes con los de otros atletas altamente entrenados, nada extraordinario. Después me sometieron a una prueba de umbral láctico. Dijeron que el examen duraría 15 minutos y pararían. Después de una hora lo detuvieron y dijeron que nunca habían visto nada igual antes”.

Dean Karnazes descubrió su condición única a través del mismo descubrimiento de su pasión. Para muchos a una edad tardía, pero para los que creen en la ferviente pasión de eliminar los obstáculos y ser felices, llegó en el momento justo.

Así funciona el cuerpo de Dean

Para la mayoría hay un límite en el que ya no podemos seguir cuando hacemos ejercicio. Eso se debe a que cuando cuando bajan los niveles de oxígeno en los músculos comienza a ocurrir un desequilibrio y el organismo tiene problemas para limpiar el ácido láctico que se genera en los músculos, que es cuando dejan de funcionar y viene el colapso.

Eso no ocurre en el cuerpo de Karnazes, ya que controla la producción de ácido láctico, pues tiene más glóbulos rojos que el promedio. Los glóbulos rojos transportan oxígeno a través de reacciones químicas impulsadas por las mitocondrias en las células de los músculos.

Estás reacciones se mejoran por la presencia de un tipo de enzima en particular, que permite transformar el ácido láctico nuevamente en glucosa, que es la fuente principal de energía de los músculos.

Este proceso se puede impulsar con entrenamiento hasta un límite, pero en el caso de Karnazes se cree que su habilidad es producto de una privilegiada herencia genética, dotada con el tipo de enzimas requeridas y mitocondrias con mayor capacidad. Significa que sus músculos siempre tienen el oxígeno que necesitan.

Karnazes está convencido que llevar una vida sana, con buena alimentación y baja exposición a toxinas contaminantes, ha contribuido a optimizar su don genético.

Frase

“A las 11 de la noche, borracho, corrí 48 kilómetros en el medio de la noche. Mientras corría fue la única vez en la que en verdad me sentí con vida y cuando más me sentí vivo fue cuando sentía que me costaba”: Dean Karnazes

Números

50 maratones en 50 días corrió Dean Karnazes a lo largo de los 50 estados de la Unión Americana

563 kilómetros seguidos corrió Karnazes sin descanso; esto significó tres noches en fila sin dormir

10 veces ha corrido la Ultra Maratón Badwater; es considerada la prueba más difícil del mundo

ALGUNOS LOGROS DE DEAN KARNAZES

-Atleta del Año para la Revista Competitor (2005, 2006 y 2008)
-Ganador del trofeo ESPY de ESPN por el Mejor Atleta al Aire Libre (2007)
-Recorrió tres mil millas (cuatro mil 800 km) a través de Estados Unidos desde Disneyland a la ciudad de Nueva York en 75 días, con una duración de 40 a 50 millas (65 a 80 km) por día en 2011
-Corrió 148 millas (238 km) en 24 horas en una rueda de andar en 2004

PERFIL

Nombre: Constantine Karnazes
Edad: 56 años (23 de agosto de 1962)
Lugar de nacimiento: Inglewood, California (Estados Unidos)
Estatura: 1.72 m.
Peso: 70 k.

LEG