Foto: Especial Presentan el estudio: El Futuro de la Educación Superior en México  

En México 4.5 millones de estudiantes cursan la educación superior en el ciclo escolar 2017-2018, 2.4 millones más que en el año 2000. Mientras que en 2007 y 2017, el porcentaje de los jóvenes de 24 a 34 años con educación superior aumentó de 16 a 23 %, aunque esta proporción es todavía muy por debajo del promedio de la OCDE, que es de 44 %.

Alrededor del 40 % del total de estudiantes están matriculados en universidades públicas federales y estatales, 20 % en diversos tipos de instituciones tecnológicas y 35 % en instituciones de educación superior privadas, mientras que el 15 % de estudiantes están registrados en educación a distancia.

Destaca que sólo 24% de los jóvenes menores de 34 años han concluido sus estudios universitarios, pero al menos 50 % tiene empleos en los que están sobrecalificados y otro 20 % labora en la informalidad, por lo que son dos de los principales desafíos que enfrenta en nuestro país un egresado de licenciatura.

Así lo dieron a conocer Esteban Moctezuma Barragán, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), durante la presentación de los estudios: «El Futuro de la Educación Superior en México: Promoviendo Calidad y Equidad» y «La Educación Superior en México: Resultados y Relevancia para el Mercado Laboral».

“México sigue enfrentando retos importantes en la conexión de su sistema de educación superior con el mercado laboral. Aún queda mucho trabajo por delante para garantizar que el más de medio millón de egresado que ingresan en el mercado laboral cada año consigan empleos de calidad para poder desarrollarse profesionalmente y contribuir al máximo a una economía en constante evolución”, expresó el secretario general de la OCDE.

Por su parte, Esteban Moctezuma señaló que el alto número egresados de universidades experimentan serios problemas cuando intentan incorporarse al mercado laboral que termina incorporándose en ocupaciones que no tiene que ver con su formación académica. Por lo que dijo que se debe continuar con el esfuerzo de cobertura, pero con calidad donde la experiencia académica de los alumnos ayude que a su salida encuentre una situación laboral acorde con su preparación.

El secretario de educación dijo que se tiene que remplazar la política para la educación en México en general, opero en particular en la educación superior.

“Se debe mejorar cada vez más la educación superior en nuestro país. No se trata exclusivamente mejorar parcialmente el sistema sino de transitarlo de una manera que realmente ayude a combatir, superar los grandes retos que tiene México en materia social, economía y productiva”, resaltó.

El informe presenta 12 recomendaciones clasificadas en tres áreas calve: asegurar que la inversión en educación superior sea adecuada para garantizar la calidad; ofrecer a los estudiantes mejores garantías de calidad de la educación que reciben y una mejor correspondencia entre los conocimientos y las competencias que los estudiantes adquieren y las necesidades del mundo laboral.

Asegura que aquellos individuos que sólo han alcanzado la educación secundaria superior ganarán, en promedio, 65 % de lo que ganaría un graduado en educación terciaria, «perpetuando este círculo vicioso durante las generaciones futuras».

También el organismo internacional indica que las desventajas salariales para las personas sin educación terciaria son más pronunciadas en los países latinoamericanos.

Ejemplificó que aquellos que obtienen como titulación máxima el segundo ciclo de educación secundaria ganarán sólo entre 40 % (en Brasil) y 51 % (en México) del salario de un graduado en educación terciaria.

La OCDE puntualiza que las dificultades en la educación y en el mercado laboral se traducen en diferencias en los resultados socio-económicos y en el bienestar general que se transmiten de padres a hijos.

aetc