Respecto a cuántas figuras suele colocar en cada pieza, aseveró que “con uno o dos es suficiente. Se trata de que nadie se la espere y le toquen los tamales

Se acerca el 6 de enero y con ello la rosca de Reyes, por lo que en distintas panaderías de la Ciudad de México ya comenzaron los preparativos para poner a la venta este alimento.

Tanto grandes y pequeñas panaderías ya comenzaron la comercialización de la rosca, desde la tradicional, cuya elaboración incorpora harina, levadura, mantequilla y huevos; y tiene una cobertura lleva tiras de azúcar y frutos secos, entre ellos higos, cerezas y naranjas; hasta con diversos rellenos.

Este año la tendencia son las roscas con cobertura y relleno de conejitos de chocolate; su costo va desde 390 hasta 650 pesos, según el establecimiento; incluso en algunos se debe encargar con dos días de anticipación. Mientras que en algunas cadenas de restaurantes se encuentra por pieza a 30 o 40 pesos, en promedio, según un recorrido realizado por este diario.

En redes sociales, de pastelerías como La Esperanza, la publicación de este nuevo sabor generó en poco más de un día, más de ocho mil comentarios, y ha sido compartida más de 12 mil veces. La versión que ofrecen es tamaño grande para hasta 10 personas, informaron en algunas sucursales.

Otras variedades que también se pueden encontrar con las rellenas de nata, cuyo precio va desde 300 hasta poco más de mil pesos, según el tamaño, en pastelerías como La Suiza. Por su sabor, “vale la pena”, dijo una de las vendedoras del lugar.

Aunque también hay para los capitalinos que no prefieren la nata. Empresas como El Globo, La Esperanza y Montparnasse comenzaron a promocionar rellenos de zarzamora, crema de almendra, nuez, entre otros; los precios de estas roscas oscilan entre 100 y dos mil pesos dependiendo del ingrediente que se elija y el tamaño.

A la vanguardia

24 HORAS también acudió a varios establecimientos pequeños para conocer si ellos también elaboran roscas con diversos rellenos, a lo que respondieron que sí procuran estar a la vanguardia aunque la más vendida es la tradicional por su costo.

Un panadero aseguró que aunque las roscas tradicionales “se venden mucho”, los capitalinos suelen preguntar en mayor medida por las que tienen relleno (de nata, chocolate o nuez).

“Como en las pastelerías de renombre las venden acá llegan y preguntan que si tenemos, (…) con el tiempo uno también las vende. Se parte en dos y se le pone el relleno, el muñequito en vez de ir entre la masa, se le pone en el relleno”, indicó.

Respecto a cuántas figuras suele colocar en cada pieza, aseveró que “con uno o dos es suficiente. Se trata de que nadie se la espere y le toquen los tamales (el 2 de febrero, Día de la Candelaria). Yo los compro (las figuras) en la merced”.

Elaboración de una rosca tradicional

1. Se requieren 250 gramos de harina, un cuarto de taza de levadura y agua. Los ingredientes se mezclan y amasan hasta crear una bola de masa; déjala reposar. “Se hace para que la masa esponje por lo menos al doble”.

2. En otro recipiente, se colocan otros 250 gramos de harina, seis yemas de huevo, una cucharadita de sal, azúcar y esencia de naranja; y se revuelven.

3. Posteriormente ambas masas se incorporan hasta formar una bola grande; ésta debe reposar entre cuatro y cinco horas.

4. “Es de paciencia (…). Ya que está listo, se empieza a amasar y aquí viene la parte buena, hay que irla acomodando; tiene su chiste darle la forma de la rosca”, explicó un panadero.

5. La masa se acomoda en una charola y se introducen en ella las figuras del niño Jesús, “sin que se vea dónde están para que no se haga trampa, aquí les pongo dos, uno de cada lado, y los tapo bien”.

6. Se hornea a 180 grados de 15 a 20 minutos y, finalmente, se barniza con huevo. Se decora con naranjas, higo y cerezas caramelizadas y azúcar.

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.