De igual forma, Notre Dame en Dijon ubicada al este de Francia, fue victima de un saqueo del altar mayor y las hostias

Una mujer confesó que ahogó y quemó a su hija de cuatro años como muestra de fe; incluso, aseguró que los ángeles se lo pidieron.

 

La madre fue identificada como Carly Ann Harris, quien asesinó a su hija menor Amelia.

 

Harris de 38 años, negó ante la Corte de Newport en Gales, Reino Unido, haber asesinado a su hija.

 

Hasta el momento, se está a la espera del veredicto del jurado, ya que considerarán si mató a su hija por locura o si lo hizo deliberadamente; por lo que se considerarán los posibles problemas de salud mental que sufre Harris.

 

La madre, se describió con las autoridades como un «Ángel caído y tenía que demostrar su fuerza», detalló que Amelia tendría que ser «bañada con agua fría y quemada»; recalcó que su hija vería a los ángeles en el cielo.

 

Según el testimonio del fiscal, Michael Jones, «Carly Ann Harris puso a Amelia en una tina de baño, llena de agua y la ahogó deliberadamente», agregó que la madre sacó el cuerpo del baño, lo envolvió en papel higiénico, lo cubrió con una sábana y colocó el cuerpo de la niña de cuatro años en una mesa en el jardín y «luego prendió fuego al cuerpo de Amelia».

 

Jones, también, aseveró que la agresora sufría de ansiedad, pues creía que la gente la acosaba.

 

Después de salir de la corte, la mujer afirmó: «Amelia se ha ido al cielo».

 

Uno de los vecinos de Harris, declaró que la mujer nunca le haría daño a su hija.

 

La policía afirmó que cuando llegaron al lugar de los hechos, la madre dijo que los ángeles le dijeron que lo hiciera.

 

El fiscal, agregó que la señora había estado tomando anfetaminas antes del incidente; aunque los expertos informaron que no había sufrido psicosis inducida por drogas.

 

Pese a las investigaciones, el juicio por el asesinato de Amelia continúa.

 

TFA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.