La Policía Federal liberó un bloqueo en la autopista México-Pachuca que duró 20 horas y generó caos en el norte de la Ciudad de México.

 

El cierre de la autopista se dio luego de que un grupo de manifestantes del Estado de México denunciaron agresiones en un operativo policial en el municipio de San Juan Ixhuatepec, vecino a la capital mexicana, el cual provocó caos vial y largas horas de fila en el norte de la ciudad.

 

Los agentes, quienes al llegar al lugar fueron recibidos a pedradas, retomaron el control de la vialidad sin violencia luego de que las autoridades intentaron mediante el diálogo reabrir el paso que fue bloqueado con un tráiler y varias barricadas.

 

El bloqueo inició de madrugada luego de un operativo de la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México en San Juan Ixhuatepec, en el municipio de Tlalnepantla de la Paz, limítrofe con la capital.

 

Según reportan medios locales, el suceso se produjo tras la detención de seis personas, cuatro de ellas presuntamente implicadas en el robo de una gasolinera y otras dos por causar lesiones a agentes de seguridad al intentar impedir el arresto.

 

Alegaron que en el operativo policial se había agredido a pobladores ajenos al hecho y entrado en varios domicilios y establecimientos sin orden, ni autorización previa.

 

En respuesta, habitantes de la zona formaron barricadas y quemaron varios vehículos y motocicletas de la policía.

 

En rueda de prensa, el secretario de Seguridad Pública de Ciudad de México, Raymundo Collins, aseguró que, pese a lo dicho en redes sociales, no hubo un operativo como tal sino una «persecución en flagrancia» de un delincuente que asaltó una gasolinera.

 

Las patrullas fueron emboscadas por taxistas y otros pobladores, quienes agredieron físicamente a varios policías, uno de los cuales fue hospitalizado. El altercado fue creciendo con la participación de más pobladores de la zona, explicó.

 

Finalmente, Collins aseguró que no hubo muertos ni heridos por arma de fuego, y añadió que cualquier policía que haya cometido excesos será castigado.

 

El cierre carretero en ambos sentidos de la circulación ha generó un enorme caos vial en esta entrada a la capital, con miles de vehículos varados y muchas personas que han optado por avanzar a pie por la carretera.

 

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) abrió una investigación de oficio por los daños y buscará recabar los testimonios de los pobladores presuntamente afectados

 

En tanto, las autoridades capitalinas también informaron que iniciaron una investigación interna para evaluar el «proceder» de los agentes de la Policía capitalina, quienes en varios vídeos distribuidos en redes sociales se les ve agrediendo a personas

 

El Centro de Información Vial de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México aseguró que se restablece la circulación en ambos sentidos entre Periférico y Acueducto

 

Poladores de San Juan Ixhuantepec tocaron las campanas de la parroquía en favor del diálogo.

 

 

Sin responder a los ataques de los pobladores, elementos de la policías federales tomaron el control de la zona.

 

Durante el enfrentamiento pobladores llevaban en las manos rocas y artefactos incendiarios que arrojaron contra los elemento de la Policía Federales, también se escucharon varias detonaciones.

 

Los oficiales trataron de repeler las agresiones con gas lacrimógeno, protegiéndose con los escudos.

 

Los vecinos que estaban en las barricadas y los jóvenes que cometían actos vandálicos abandonaron los puestos de bloqueo, al tiempo que los agentes avanzaban.

 

Sin embargo, los pobladores se replegaron a los cerros aledaños, desde donde arrojaron piedras y ladrillos a los agentes.

 

 

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.