El funcionario mencionó que los trabajos en el Sistema Cutzamala coadyuvarán a evitar nuevos cortes en caso de reparaciones

Con el objetivo de permitir mayor oportunidad para almacenar agua, previo a las reparaciones en el Sistema Cutzamala, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó que el corte será a las 8:00 horas del 31 de octubre y no a las 5:00 horas, como estaba programado originalmente.
Así, los ciudadanos tendrán tres horas más para tomar las previsiones necesarias y poder llenar sus tanques. El suministro se restablecerá a las 8:00 horas del 3 de noviembre.

En la Ciudad de México se prevé que dos alcaldías tengan un corte total y 11 afectaciones parciales, es decir, en unas colonias sí habrá agua y en otras no. En tanto, en la entidad mexiquense serán 13 los municipios afectados al 100%, según la Comisión del Agua del Estado de México.

El Sistema Cutzamala bombea 16 mil litros cada segundo; los trabajos de la segunda línea de presión tendrán una inversión de 500 millones de pesos.
Durante un recorrido en la zona donde se realizarán las reparaciones, en la planta potabilizadora Berros, Antonio Juárez Trueba, director del Organismo de Cuencas de Agua del Valle de México de la Conagua, explicó que a partir de esta semana se bombeará 10% más agua a la CDMX, lo que equivale a 16.8 metros cúbicos por segundo.

Lo mismo ocurrirá una vez que se restablezca el suministro; no obstante, reconoció que las condiciones climatológicas podrían retrasar el tiempo que dure la colocación de las conexiones respectivas.

El funcionario mencionó que los trabajos coadyuvarán a evitar nuevos cortes en caso de reparaciones. Por ejemplo, si por alguna razón se tiene que hacer un trabajo a la primera línea, la segunda actuará como una especie de refacción y permitirá realizar interconexiones, de manera que no será necesario frenar el suministro.

Recordó que la infraestructura que conforma al Sistema Cutzamala –entre la línea de conducción, los nueve equipos de bombeo (con motores y bombas), los tanques, la planta potabilizadora y la torre de oscilación– tienen una antigüedad de entre 35 y 36 años, con actividad ininterrumpida. Por ello, destacó la necesidad de darle mantenimiento, pues son las encargadas de llevar el líquido vital a gran parte del Valle de México.

“Si nosotros no le damos mantenimiento al Sistema Cutzamala, corremos el riesgo de una falla súbita y eso representa tener que mover piezas muy pesada, y su movimiento es muy complejo; y la logística más. Las piezas no las compramos en la ferretería, son piezas que mandan a hacer previamente, se nivelan, se hace mucho trabajo previo; una falla súbita nos implicaría mucho más tiempo para restablecer el servicio”, afirmó.

 

Xavier Rodríguez

 

LEG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.