A pesar de las alertas emitidas en las distintas entidades federativas del país, el 2019 aún no se acerca a ser el año con más víctimas de la enfermedad infecto-contagiosa

NUEVA DELHI.- Las autoridades de la India han elevado la alerta sanitaria tras confirmar veintinueve nuevos casos del virus del Zika en la turística ciudad de Jaipur, capital del estado de Rajastán (norte), confirmaron hoy fuentes oficiales.


«Hay un total de veintinueve casos positivos hasta el momento. Entre 150 y 200 equipos están inspeccionando el terreno. Unas 26,000 casas han sido analizadas», explicó en rueda de prensa la secretaria adjunta del Departamento de Salud y Bienestar Familiar del Rajastán, Veenu Gupta.

En las últimas 24 horas se han detectado siete nuevos casos del virus, según los datos aportados por el Gobierno.

Las autoridades han registrado todos los casos de fiebre, sospechosos de zika, para mantenerlos bajo vigilancia, y «se están recolectando muestras a gran escala», incluyendo las de 160 mujeres embarazadas, añadió la funcionaria.

Un equipo del Gobierno central fue también enviado a Jaipur inmediatamente después de la detección del primer caso de este brote para ayudar a la administración estatal en las medidas de control y contención, informó ayer el Ministerio de Salud indio en un comunicado.

El equipo médico «está analizando todos los casos sospechosos y las muestras de mosquitos del área. Se están proporcionando lotes de prueba adicionales a los Laboratorios de Investigación y Diagnóstico Viral«, según la nota.

De acuerdo a los datos del Gobierno indio, el primer brote del Zika se registró en la ciudad de Ahmedabad, en el estado de Gujarat (este), entre los meses de enero y febrero de 2017 y un segundo brote en julio de ese mismo año en el distrito de Krishnagiri, en Tamil Nadu (sur).

El virus del Zika se transmite a través de la picadura de un mosquito infectado, que es el mismo que transmite el dengue, el chikungunya y la fiebre amarilla, y entre humanos se puede contagiar por relaciones sexuales.

Por lo general se trata de una enfermedad que presenta síntomas leves (conjuntivitis, dolores musculares y articulares, y cansancio) o ninguno en particular.

En el caso de las embarazadas, no hay diferencias con respecto a las molestias que pueden sufrir, pero para ellas el riego es muy grave por la probabilidad que existe de transmisión al feto.

GAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.