En el Centro Histórico de esta ciudad fronteriza, el connacional de Sinaloa manifestó que "todo lo que sea ayuda es bueno. A mi me dieron de comer en el albergue y me llevaron los del Grupo Beta"

El migrante Aristeo Camacho Alaniz, quien cruza la frontera de Sonora para cruzar a Estados Unidos, manifestó estar agradecido por el apoyo que ha recibido de la gente y de las autoridades, en su travesía hace el vecino país del norte.

 

Entrevistado en el Centro Histórico de esta ciudad fronteriza, el connacional de Sinaloa manifestó que «todo lo que sea ayuda es bueno. A mi me dieron de comer en el albergue y me llevaron los del Grupo Beta«.

 

Consideró bueno que la gente de la ciudad se ponga de acuerdo con las autoridades federales, «para que la gente que no sabemos a dónde ir, pues tengamos ese consuelo de cuando menos comer y tener donde dormir unos días».

 

Explicó que en su lugar de origen sí hay trabajo, pero considera que cuando llegue a la Unión Americana tendrá la oportunidad de ganar más dinero, como ha platicado con otros paisanos que están allá.

 

Aristeo Camacho Alaniz expresó que nadie quiere andar en la calle por gusto, pero mucha gente quiere prosperar, «y luego le dicen que en el otro lado puede salir adelante más pronto».

 

En este contexto, a través de su cuenta de redes sociales, el Instituto Nacional de Migración (INM) indicó que el 2 de agosto cumplió 28 años de servicio a la sociedad, mediante las tareas institucionales que tiene encomendadas.

 

«Diariamente los Grupos Beta de Protección al Migrante brindan ayuda humanitaria a los migrantes que transitan por México. ¡28 años de Vocación, Humanismo y Lealtad!», destacó.

 

En Sonora existen Grupos Beta en los municipios fronterizos Nogales, San Luis Río Colorado y Agua Prieta, donde principalmente patrullan las zonas desérticas en el límite internacional con Arizona.

 

TFA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.