5 años pasaron para que Daniel Martin ganara su segunda etapa en el Tour de Francia

Martin, de 31 años y sobrino de Stephen Roche (ganador del Tour 87), coronó la cima del pequeño Alpe d’Huez de Bretaña como vencedor en el trayecto entre Brest y el muro donde Alejandro Valverde se quedó con ganas de algo más después de una remontada que le dejó en tercer lugar.

La subida de 2 kilómetros al 8 por ciento no causó estragos entre los favoritos, pero hubo disgustos importantes por inoportunas averías que afectaron al holandés Tom Dumoulin, que perdió 50 segundos y pasó del lugar séptima al 15° de la general.

Van Avermaet luchó por una etapa que le venía bien, pero hubo de conformarse con mantener un día más la prenda dorada. Le siguen el británico Geraint Thomas y el estadounidense Tejay Van Garderen, a 3 y 5 segundos.

La etapa salió de Brest, ciudad que lanzó el Tour en 2008, año del debut de Froome. Enseguida se formó la habitual rebelión de los modestos, con 7 en fuga: Pichon, Turgis, Smith, Gaudin y Grellier.

Escapada controlada por el BMC del líder Van Avermaet, pero esta vez la monotonía de la persecución la rompió en el kilómetro 78, cuando el Quick Step decidió colocar a Tim Declercq al frente del pelotón.

El tirón del equipo belga redujo la ventaja de 7 a 4 minutos y dio motivos a Movistar para tratar de proteger a sus líderes con más garantías. Se restableció la calma al ritmo impuesto por el Quick Step, que soñaba con su doble baza para el Muro de Bretaña: el belga Philippe Gilbert y el francés Julian Alaphilippe.

Antes de afrontar el ascenso final, y con el grupo principal lanzado, pinchó Dumoulin con 5 kilómetros por delante. El holandés cambio la rueda y a perseguir. Lo mismo le ocurrió a Bardet. Entonces el Sky tiraba con fuerza del grupo selecto.

Surgieron los ataques. Primero Alaphilippe, el ganador del Muro de Huy en la Flecha Valona, luego Richie Porte, hasta que a 1,2 kilómetros de la pancarta saltó como un muelle Dan Martin.

El irlandés voló en solitario con su peculiar estilo, convencido de que esta vez llegaría su turno. En 2015 Martin se quedó con el deseo de superar el Muro de Bretaña. Lo consiguió al final el francés Alexis Vuillermoz. Esta vez lo intentó otro francés, pero llegó la revancha. La pared bretona le debía una.

Este viernes se disputa la séptima etapa, entre Fougères y Chartres, con un recorrido de 231 kilómetros.

LEGG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.