En entrevista para 24 HORAS, la autora de bestsellers afirmó que como son conversaciones inconscientes, “nos hace muy ciegos de nosotros mismos”

La vergüenza nos invita a creer que hay algo malo en nosotros, considera Alejandra Llamas, a propósito de uno de los temas principales de su nuevo libro Libérate. Desde ese punto, cometer errores es malo, y constantemente se busca la aprobación, el reconocimiento, con la atención fija en lo que los demás piensan de nosotros.

En entrevista para 24 HORAS, la autora de bestsellers afirmó que como son conversaciones inconscientes, “nos hace muy ciegos de nosotros mismos”. Por ello, se necesita de un couch que ya despertó de ese condicionamiento, que ayude a la persona “a hacer consciente lo inconsciente”.

En el imaginario colectivo, la crítica no es aceptada por la mayoría de la sociedad. En el libro de 349 páginas, Alejandra Llamas sostiene que la crítica es una oportunidad de conocimiento. “Cuando alguien nos critica, nos sentimos cachados. La idea es protegerme de que tú veas que hay una falla en mi”, explicó.

Cuando se sana la autocrítica, agregó, ya no existe el gancho que engancha. La persona puede afirmar que la percepción señalada es cierta, pero ya no le pega emocionalmente. “Eso que tú dices de mí, yo también lo creo”.

A través de las páginas de Libérate, la autora recomienda una serie de ejercicios para que realicen los lectores. A diferencia del proceso MMK, método diseñado por ella donde, con sesiones de couching, adapta la metodología según lo que trabaje con la persona.

“Todos pensamos que nuestros problemas son especiales o diferentes. Nadie tiene situaciones muy complicadas de sanar, lo que te atora es que tú crees que tu sufrimiento es real, y no has podido ver la vida desde otra lupa”, argumentó.

Así, consideró que el proceso MMK le puede aplicar a cualquiera, sólo cambia la metodología. Si se trabaja en conversaciones, sensaciones, creencias, pensamientos o declaraciones, ya que al final lo que se ataca es una conversación no verdadera.
Mahatma Gandhi es un personaje que Alejandra Llamas ha estudiado mucho, por su enseñanza de la verdad y la no violencia. Fuera de él, afirmó que no tiene influencias qué admirar.

“Lo que me gustaría es que la gente entienda que no hay ningún ser humano superior a ti. Esa idea de querer poner a la gente en pedestales, es muy desamoroso para nosotros. Cuando idealizas y alguien se pone encima de ti, automáticamente tú te pones en un contexto de carencia. Cómo vamos a serlo, cuando todos somos iguales”.

Libérate, que cierra cada capítulo con conclusiones de Marisa Gallardo, fue escrito con honestidad por Alejandra Llamas, quien lo vivió y lo aplicó en sí misma, para recibir un regalo: liberarse por completo.

“Me eché varias sesiones de harto llanto, ni siquiera sabía había tanto llanto, había muchas cosas que no me permitía sentir”, compartió la autora de bestsellers, quien aseguró que no escribe en teoría y todos sus libros publicados los vive, ya que “todos somos hermanos de las mismas conversaciones y hace mucha resonancia con todos”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.