Las audiencias infantiles eligen programas que no son producidos para ellas, entre los que destacan los deportivos y las telenovelas, así como series como La Rosa de Guadalupe, según el estudio

Los niños mexicanos pasan cuatro horas 46 minutos a diario, en promedio, frente a la televisión, donde la mayoría de los programas no son creados para la población infantil.

Así lo reveló el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), que dio a conocer dos estudios sobre la oferta de contenidos audiovisuales para público infantil que existe en radio y televisión, así como el consumo de dichos contenidos entre los niños y adolescentes del país.

La televisión abierta sigue siendo el medio con mayor penetración entre el público infantil, con un alcance promedio de poco más de la mitad en dicha población; seguido de Internet y la televisión restringida. La penetración de la radio ocupa la penúltima posición de la lista, por delante de los medios impresos, de acuerdo al análisis dedicado a los menores.

Sin embargo, sólo seis de los 16 canales comerciales analizados en televisión abierta cuentan con programación infantil, misma que se compone en 94% por contenidos de origen extranjero, con base en el estudio sobre Oferta y Consumo de Programación para Público Infantil en Radio, Televisión Radiodifundida y Restringida.

“Bajo este contexto se puede concluir que los infantes en México consumen contenidos televisivos que reflejan realidades de otras latitudes… y esto no contribuye de forma idónea en la construcción de su identidad ni en el enriquecimiento de su vida a través de la cultura propia del país”, se lee en el documento.

Además, las audiencias infantiles eligen programas que no son producidos para ellas, entre los que destacan los deportivos y las telenovelas, así como series como La Rosa de Guadalupe, según el estudio.

El documento destaca que la audiencia de público infantil en la televisión restringida aumentó 217%, entre 2006 y 2017.

“Sin importar el tipo de televisora del que se hable, ya sea comercial o pública, el esfuerzo para generar contenidos de producción nacional dirigidos al público infantil es poco”, abunda.

Adolescentes diversifican gustos

Algunos resultados del Estudio cualitativo sobre consumo de contenidos de radio y televisión por adolescentes:
Entresemana, el consumo de contenidos audiovisuales es, generalmente, una acción individual, por lo cual, los dispositivos más utilizados son teléfonos celulares y tabletas; mientras que los fines de semana el consumo está más relacionado con la familia, lo que hace que las pantallas (televisión) en espacios comunes sean más utilizadas.

Para los adolescentes estar frente a una pantalla no quiere decir necesariamente “ver la tele”. La televisión tradicional es sólo una de las diversas alternativas de este medio, pues también las usan para videojuegos, música e Internet.

 

 

JNO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.