La Euro más británica

Alberto Lati

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Precisamente cuando el gobierno británico menos deseos tiene de estar cerca de todo lo que huela a Euro (moneda, fronteras, regulaciones, acuerdos), el futbol de estas islas está por lograr en la Euro 2016 algo inédito en al menos medio siglo: tener a cuatro representantes en Mundial o Eurocopa.

 

Inglaterra ya está calificada, al tiempo que Gales e Irlanda del Norte con toda probabilidad lo harán, y de entre Escocia y la República de Irlanda podría surgir otro boleto.

 

Hace falta remontarnos a la Copa del Mundo de Suecia 1958 para encontrar algo así, cuando asistieron las cuatro Home Nations (Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte), algo que para los republicanos irlandeses tendría que esperar hasta la Euro 1988 y el Mundial 1990.

 

Como con todo lo que rodea a estas islas –sea en su relación con la Europa continental, pero también con el futbol en su rol de inventores– aquí hay que hablar de excepcionalidad y singularidad.

 

La primera y más obvia excepción es que puedan jugar separados y no bajo la bandera política que por las buenas o las malas los agrupa (por ejemplo, en Olímpicos sí van integrados como representación del Reino Unido).

 

La segunda excepción vino cuando los cuatro británicos boicotearon los tres primeros Mundiales, a diferencia de Irlanda (inscrita como Irish Free State), que no superó las eliminatorias para Italia 34 y Francia 38.

 

La tercera surgió cuando se acercaba Brasil 1950 y accedieron a tomar parte; lejos de integrarse al concierto europeo de las eliminatorias, convirtieron su British Home Championship (el certamen de selecciones más añejo, disputado por las Home Nations desde 1883), en su ronda privada de calificación. De ahí saldrían dos cupos para el Mundial, pero, nueva extrañeza, Escocia dijo que sólo viajaría a Brasil de ser campeón. Como tenía que ser, los escoceses culminaron segundos detrás de Inglaterra y, al no conseguirse quién los reemplazara, desbarataron el formato del Mundial (la fase preliminar tuvo tres grupos de cuatro y el restante con sólo tres selecciones). Otra peculiaridad: Irlanda del Norte utilizó a varios elementos que ya habían alineado en esa eliminatoria con la República de Irlanda.

 

Finalmente para Suecia 58, los británicos optaron por eliminarse con los europeos continentales y por única vez en la historia se metieron los cuatro. Gales, en su hasta ahora único torneo grande, enfrentaría a México, en el que fue el primer cotejo mundialista no saldado con derrota por los nuestros (empate a uno con gol de Jaime Belmonte).

 

LATI

 

A falta de dos jornadas clasificatorias para la Eurocopa de Francia 2016, la mejor Gales de la historia, con Gareth Bale y Aaron Ramsey, tiene en sus manos consumar la proeza. Irlanda del Norte, con un equipo más compacto que brillante, también se mantiene líder. Al tiempo, la República de Irlanda dispone de mejores perspectivas que Escocia.

 

Todo esto, evidentemente posibilitado por la ampliación de la Eurocopa a veinticuatro selecciones, aunque sin duda esta generación galesa está para acudir al próximo Mundial.

Más del autor