Hubo gran futbol en el Camp Nou muchísimo tiempo antes de que el Barcelona contratara a los más relevantes referentes en la historia del futbol holandés; estuvieron Paulino Alcántara, Josep Samitier, Ladislao Kubala, Sandor Kocsis, Evaristo, el equipo de las cinco copas cantado por Serrat, Luis Suárez.

 

En todo caso, la diferencia radica en un hecho difícilmente debatible: que la esencia hoy vista como blaugrana, que el tipo de producción de futbolistas ahora llamados de DNA-Barça, que la tradición de toque y desmarque, tienen su origen en ese momento primigenio, cuando en 1971 Rinus Michels llegó a su dirección técnica y en 1973 Johan Cruyff a su alineación.

 

PAG-31-AJAX-BARSA

 

Dicen que los holandeses, con su “futbol total”, se empecinaron en ampliar la cancha y generar espacios como metáfora de su peculiaridad geográfica: en un pequeño país densamente poblado, sólo se ganaba territorio al océano con diques…, y los diques futboleros serían ese histérico movimiento de balón y esa constante rotación de posiciones.

 

Desde entonces han transcurrido cuatro décadas, las cuales no han hecho más que acercar más y más al conjunto catalán a los ideales de juego del club Ajax, sólo que con un nivel de poderío y hegemonía mundial fuera de las posibilidades del cuadro de Ámsterdam (o de cualquier otra institución neerlandesa).

 

En definitiva, no sería disparatado afirmar que la sucursal naranja gestada en Cataluña, superó por goleada a la matriz con sede en la capital holandesa; tal influencia ha permeado abrumadoramente hacia la selección de España, al tiempo que, vaya paradoja, ese tipo de futbol se aleja sin remedio de la de Holanda.

 

Después de la partida de Rinus Michels de la Ciudad Condal en 1978, han pasado 36 temporadas en 17 de las cuales el estratega barcelonista ha sido holandés (Johan Cruyff de 1988 a 1996, Louis van Gaal de 1997 a 2000 y de 2002 a 2003, Frank Rijkaard de 2003 a 2008). En similar tenor, el total de jugadores holandeses que desde los setenta ha vestido la casaca culé es de dieciocho, once provenientes en específico del Ajax.

 

Como queda claro, la relación entre los equipos que se enfrentan este día en la Liga de Campeones, ha sido y es directa, sin importar que en el actual plantel barcelonista no figure ningún holandés. Cruyff continúa siendo visto como patriarca blaugrana y su “futbol total” como una especie de cuna ideológica (Pep Guardiola y Luis Enrique mismos, son sus discípulos).

 

La gran diferencia es que ese gen holandés permite al Barça vivir en la máxima élite del balón, mientras que el Ajax ha perdido totalmente su importancia continental: son ya nueve años sin que supere la ronda de grupos en la Champions League.

 

Nadie puede afirmar que la estética del futbol barcelonista tenga su origen en la llegada de Rinus y Johan a principios de los setenta; sin duda, es por mucho anterior a ellos. Pero sí, que este modelo blaugrana está más que emparentado con las semillas que desde entonces se sembraron; y, sobre todo, que los tulipanes de cosecha catalana han superado en longevidad y éxito a los cultivados en Ámsterdam.

 

Alberto Lati

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.