Once juvenil, nuevos tiempos

Alberto Lati

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

                Hubo una época, y no resulta muy lejana, en que las alineaciones que reunían a los mejores futbolistas juveniles en cada posición, encerraban nombres desconocidos y esperanzas por explotar a largo plazo.

                Tiempos en los que ninguna relación existía entre esas promesas y los verdaderos cracks mayores (que, por entonces, no alcanzaban el cenit de su carrera antes de los 27, 28, incluso 30 años).

 

Ahora vemos el once ideal de menores de 22 años publicado por Teen´s Digest, y nos topamos no sólo con varios nombres que acudirán al Mundial de Brasil 2014 en rol estelar, sino también con elementos que llevan ya un buen rato brillando en las ligas más importantes de Europa.

 

El portero es Thibaut Courtouis, una de las mayores figuras del Atlético de Madrid en las últimas campañas y acaso el guardameta más decisivo de la liga española. Luego viene el lateral titular del Real Madrid, Dani Carvajal, quien a su corta edad ya tuvo un destacado paso por el futbol alemán. En la central están Phil Jones, ya muy rodado tanto con el Manchester United como con la selección inglesa, así como Raphael Varane, lo mismo estelar con el Madrid como con Francia. Al otro costado viene Luke Shaw, quien a sus 19 años está a punto de pasar al Chelsea en millonaria operación. En la media figura Paul Pogba, indiscutible en la campeona Juventus lo mismo que con el conjunto francés (y ya con historia de haber dejado al Manchester United, donde terminó su formación). A su lado está Marco Verratti, llamado a ser básico con la selección italiana y deseado por todos los grandes tras sus demostraciones de calidad en el París Saint Germain. El siguiente es el alemán Julian Draxler, otro que irá al Mundial y cuyo futuro está en algún tiburón del continente que sacie la petición económica del Schalke 04. Luego viene Isco Alarcón, quien costó treinta millones de euros al Madrid y espera lograrse colar en la disputada lista española para Brasil 2014. Al frente está nada menos que Neymar, según algunos rumores el jugador más caro de la historia y desde hace al menos tres años, el hombre que carga con la ofensiva de la selección brasileña. Por último, el belga Romelu Lukaku, amarrado por el Chelsea desde que era un adolescente y cuya evolución lo hace apuntar muy alto.

 

¿Desconocidos? Tanto como los ganadores en la última década del trofeo Bravo que se entrega al mejor sub-21 de Europa: Wayne Rooney, Cristiano Ronaldo, Arjen Robben, Cesc Fábregas, Lionel Messi, Karim Benzema, Sergio Busquets, Thomas Mueller, Eden Hazard, más los propios Verratti e Isco.

 

Por ello también se ha convertido en asunto tan diferente la disputa de Mundiales sub-21 y, sobre todo, Olímpicos: porque en esos certámenes ya no se buscan promesas, sino certezas consolidadas.

 

Eso deja una urgente lección a nuestro futbol: hemos mejorado, pero seguimos tardísimo en el debut de jugadores, en su madurez, en sus tiempos en general. La plenitud futbolística ya es alcanzada por varios a los 22 años, edad en la que la mayoría de nuestras promesas apenas reciben ocasiones para irse soltando.

 

Con un futbol cada vez más físico y vertiginoso, la juventud es indispensable para competir. Juventud que debe ir recargada de inmediato por oficio y experiencia de varios años en la élite. Y si nuestros directivos no lo creen, que tomen a esos once como ejemplo.

Más del autor