La austeridad ha permeado en cada rincón del balompié ibérico. Algunos clubes de esta península adeudan más de mil millones de euros y ante tan apremiante crisis ha dejado de ser posible hacer la vista gorda con el futbol.

 

La liga española se ve hoy como la menos derrochadora de este verano; hasta ahora ninguna gran contratación ha llegado. Pocos pronosticaban un verano tan austero en el renglón de fichajes. Mientras tanto, en Inglaterra se mantiene un alto nivel de gasto, igual que en Italia y Francia. ¿Tendrá esto repercusiones negativas para el futbol español en certámenes continentales?

 

Reflejo de una economía que vive momentos muy complicados, el futbol español se encuentra a dos semanas del cierre de traspasos con el menor gasto en casi dos décadas.

 

Más aún, varios jugadores españoles han vuelto a tomar la alternativa de dejar su país y aceptar ofertas más allá de la liga ibérica, como Santi Cazorla, fichado por el Arsenal inglés.

 

Sucede que, por muchos años, el fisco perdonó pagos a diversos equipos españoles y esta situación, tal como con la burbuja inmobiliaria, simplemente terminó por estallar. Algunos estudios estiman que los clubes de esta península adeudan más de mil millones de euros y ante tan apremiante crisis ha dejado de ser posible hacer la vista gorda con el futbol mientras se obliga a padres de familia desesperados o desempleados.

 

Sin embargo, pocos pronosticaban un verano tan austero en el renglón de fichajes. Según una interesante gráfica publicada por el diario El País, el volumen en traspasos ha evolucionado de la siguiente forma:

 

*2000-01: 450 millones de euros

*2001-02: 303.2 millones

*2002-03: 142.3 millones

*2003-04: 120 millones

*2004-05: 219.5 millones

*2005-06: 169.2 millones

*2006-07: 240 millones

*2007-08: 413.5 millones

*2008-09: 219.2 millones

*2009-10: 444 millones

*2010-11: 262 millones

*2011-12: 358 millones

*2012-13: 63.8 millones

 

Los picos de gasto se han dado en años de grandes traspasos (en el 2000, Figo por 60 millones; 2001, Zidane por 73 millones; 2009, entre Cristiano, Kaká e Ibrahimovic, más de 200 millones) y eso en parte coloca a la liga española como la menos derrochadora de este verano, el hecho de que hasta ahora ninguna gran contratación ha llegado; un solo crack de temporadas anteriores implicaba más millones que el total acumulado ahora por 20 equipos.

 

Campañas atrás, hubiera sido impensable que el Madrid alcanzara este momento del verano sin haber gastado y todavía a la espera de rebajar el precio del ofensivo del Tottenham Luca Modric.

 

Qué tan atípico estará siendo el comportamiento de este mercado que el jugador más caro ha sido el lateral Jordi Alba, fichado por el Barcelona a cambio de 14 millones.

 

Sin embargo, el Barça está en marcada crisis económica y debe ajustar sus cuentas a fin de poder seguir pagando tan elevada nómina. El Málaga aparecía el año pasado como poderoso juguete de un jeque pero ahora busca comprador. Las finanzas del Atlético siempre serán un misterio, aunque según los que saben, un misterio escrito en números rojos. El Villarreal, alguna vez gastador compulsivo, hoy está en segunda división. Valencia y Sevilla ya no cuentan con la fuerza económica de otras épocas. En resumen, que la austeridad ha permeado en cada rincón del balompié ibérico.

 

Mientras tanto, en Inglaterra se mantiene un alto nivel de gasto con 320 millones de euros (80 de ellos son del campeón de Europa, el Chelsea), en Italia no han dejado que la crisis llegue al futbol y ya se suman más de 260 millones, y en Francia superan los 200 millones aunque 140 por el nuevo-rico o aspirante a grande del continente, el Paris Saint Germain.

 

¿Tendrá esto repercusiones negativas para el futbol español en certámenes continentales? Sinceramente, lo dudo. Tanto Madrid como Barcelona abrirán como rivales a vencer en la Champions League y se espera que sus respectivos futboles mantengan la misma línea de ejercicios anteriores. Siguen siendo planteles jóvenes y con más de un elemento brillante para cubrir cada una de las posiciones en el campo.

 

Es verdad que intriga lo que pueda hacer el nuevo Paris SG ahora con Ibrahimovic, y que la llegada de Robin van Persie da al Manchester United una de las más poderosas ofensivas del mundo, y que el Chelsea abunda en recursos para desequilibrar, y que el Manchester City posee una amplísima base, y que la Juventus ahora sí está a la altura de lo que vivía antes del descenso, y que el Bayern siempre será una piedra en el zapato para todos… Sin embargo, Madrid y Barça, incluso con tan recatado gasto, aspiran a todo.

 

¿Cambiará la dinámica del derroche una buena campaña de los españoles en Europa? Lo dudo. Es algo que los equipos no logran evitar: quien tiene dinero en este negocio –y aún quien no lo tiene- apuesta por cambiarlo por jugadores.

 

@labertolati

 

 

 

 

Alberto Lati

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.