Maravilloso acostumbrarse a ver a los verdes ganar. Maravilloso y desconocido con tal recurrencia.

 

Por supuesto que derrotar a la selección olímpica brasileña, aún con su estrella Neymar más refuerzos como Marcelo o Hulk, debe colocarse bajo perspectiva: gran resultado que esta vez superó al desempeño. Sin embargo, este mismo cuadro verdeamarella recién había goleado a la mayor de Estados Unidos.

 

Lo relevante, que es la eliminatoria rumbo a Brasil 2014, comienza este viernes, y el Tricolor tendrá que ser implacable de entrada, evitando errores del pasado. Precisamente en esa ronda que antecede al hexagonal final, México estuvo cerca de quedar fuera cuatro años atrás. ¿Recuerdan el gol de Matías Vuoso para empatar agónicamente a Canadá? ¿O las señas de Oswaldo Sánchez a David Suazo, suplicándole que Honduras ya no hiciera más tantos al Tri? ¿Y Sven-Goran Eriksson buscando fórmulas escandinavas al borde del precipicio?

 

Sucede que la generación de talentos futboleros en México está en espléndido momento, y las victorias se acumulan a distintos niveles, y los sub-15 se coronan en un torneo en Holanda, y los sub-23 festejan la consagración en el Esperanzas de Toulon, y la sub-17 que el año pasado volvió a ser campeona, y la sub-20 que fue tercera mundial, y el carácter que ya parece intrínseco en estas nuevas generaciones, y la experiencia de unos que complementa al hambre de otros… Pero aún así, somos un futbol que sigue debajo de lo que puede, insinúa y promete; un futbol con padecimientos a la hora de ser visitante (más en las hostiles canchas centroamericanas); un futbol, en definitiva, que cuenta con suficientes prospectos para convertir Brasil 2014 en un Mundial que se alargue más allá de octavos de final, pero que primero debe ser capaz de solventar con seriedad y eficacia esta eliminatoria.

 

El camino inicia este viernes recibiendo a Guyana en el Azteca, tras lo cual vendrá visita a El Salvador. ¿Que México debe calificar al Mundial fácil? México debe calificar y punto, pero en el camino ha de crecer y creer. Sólo entonces podrá pensar en derribar obstáculos insalvables para quienes antes lo intentaron.

 

A esta eliminatoria, a diferencia de cuatro años atrás, la selección mexicana sí llega como máxima potencia. Momento de comportarse como tal, momento de escribir historia con tri de triunfo.

 

@albertolati

 

Alberto Lati

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.