Quienes pensaban que ya habían escapado, de pronto escucharon pasos detrás. Quienes más tensos estaban por el acecho, se sorprendieron al notar que ya no sentían aliento tan cerca de la espalda.

 

Así llegamos al tramo final de la campaña en el futbol europeo. En España, Real Madrid aventaja por cuatro al Barcelona, aunque todavía visitará el Camp Nou. En Inglaterra, Manchester United con 5 unidades adelante del Manchester City, pero también tiene pendiente ir a jugar a casa del rival y vecino. En Italia, Juventus con un punto más que el Milán. En Francia Montpellier conserva tres más que Paris Saint Germain, al tiempo que en Alemania Borussia Dortmund ha incrementado a 6 la distancia respecto al Bayern Múnich.

 

La realidad es que el esquema de torneo largo (de cuya continuidad jamás se ha dudado en el viejo continente) vuelve a demostrar sus maravillas: la tensión sí se mantiene durante toda la campaña, los aforos y ratings no marcan muy distinto en las primeras jornadas respecto a las últimas, y se entrega el título al que verdaderamente lo ha merecido más.

 

Esto no significa que demeritemos al campeón de un torneo corto que incluye liguilla, como se da en el caso mexicano: cuando compites ya conociendo las reglas de antemano y bajo tales normas tienes éxito, te corresponde la gloria así obtenida. En el futbol americano nadie discute a un equipo que calificó a postemporada con marca de 9-7 y logró vencer a una escuadra que apenas perdió un partido: así es el sistema, que premia más al que gana cuando debe ganar que al que ganó durante más veces durante el año.

 

Pero regresemos a lo que pasa en España: el Madrid se hizo ilusiones de poder coronarse sin tener que vencer al Barcelona. 10 puntos de ventaja y un débil Barça como visitante, hacían pensar semanas atrás que el clásico español carecería de relevancia.

 

Sin embargo, el futbol –como la vida misma- es de rachas. Ahora los barcelonistas suman de 3 en 3 con facilidad, incluso cuando dan descanso a todas sus estrellas menos a Messi. En tanto, los merengues padecen para sumar, aferrados a un Cristiano Ronaldo que se supera a sí mismo (lo cual es decir) en cada actuación. Los 10 puntos son 4 que podrían ser 1, si el Madrid no sobrevive al Camp Nou: oportunidad histórica para los dirigidos por Mou a fin de mostrar en la cancha misma y a duelo directo que, efectivamente, merecen ese título más que su acérrimo rival. El golpe moral de ese clásico puede ser definitivo en las aspiraciones de los dos equipos tanto en liga como en Champions League, donde ambos se encuentran en semifinales (y, de respectivamente avanzar, se verán de nuevo en la final).

 

En Inglaterra el United llegó a estar 8 puntos detrás del City y la semana pasada la situación era inversa, haciendo que la mayoría diera por zanjada esa contienda. El miércoles United perdió ante el débil pero dignísimo Wigan y el City goleó: los 8 ya son 5 que podrían ser 2 si City hace valer su localía en el derby.

 

En fin: una delicia de finales de temporada, con futbolistas poniendo lo que les queda tras tantísimas batallas y directores técnicos intentando maximizar planteles.

 

Días de persecución, días de extenuación, a los que no sigue un verano tranquilo, sino la mismísima Eurocopa.

 

@albertolati

 

Alberto Lati

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.