En apoyo al gobierno de México por sus esfuerzos para proteger a  periodistas, el gobierno de los Estados Unidos, a través de USAID, lanzó un programa de cinco millones de dólares diseñado para ayudar a defender los derechos humanos de estos, lo anterior fue pactado el 31 octubre con el embajador Anthony Wayne, en la embajada de los Estados Unidos.
 
Wayne trato temas de violencia y vejaciones contra  periodistas, habló con diversas organizaciones  no gubernamentales  y activistas que trabajan en México en la defensa de los derechos humanos, para tratar el tema de la violencia en contra de los derechos humanos para todos y las vejaciones en contra trabajadores de la comunicación en el país.
 
La violencia en México ha aumentado en los últimos años, cada vez más periodistas son amenazados, asesinados y sus derechos humanos son violados. Respecto a  esto Wayne  destacó que le pareció muy productivo “ reunirse con algunos de estos grupos y escuchar lo que están haciendo para salvaguardar los derechos de los grupos indígenas, proteger a los periodistas y defender los derechos humanos de todos los mexicanos en general «.
 
El embajador destacó que a “nivel mundial, el Gobierno de los Estados Unidos,  está extremadamente interesado en la promoción y defensa de los derechos humanos. Con este fin, nos comprometemos activamente las organizaciones de la sociedad civil a través de una amplia gama de cuestiones de derechos humanos”.
 
En suma, la Embajada está financiando la formación de periodistas de investigación en  México y América Central sobre las formas de ayudar a manejar los riesgos frente a los periodistas. La formación se está desarrollando en colaboración con CENCOS (Centro Nacional de Comunicación Social) y otras organizaciones como Periodistas de a Pie,   Prensa y Democracia.
 
Al recapacitar sobre estos programas, el embajador Wayne  confirmó que  su país “se enorgullece de trabajar con periodistas mexicanos y el gobierno mexicano para ayudar a hacerlo más seguro para ellos, y así garantizar que la libertad de prensa siga siendo un principio básico de la democracia en México, aun cuando éste se enfrenta a un entorno de seguridad difícil debido a las amenazas del crimen organizado» concluyó.