Lunes 11 de Diciembre, 2017

Tres visitas frustradas a los cine porno

El Fanzine te presenta la crónica de una de sus reporteras que se dio a la tarea de recorrer los cines eróticos de la Ciudad de México

Nunca digas nunca fue mi oración por tres días, y el predicamento que dio inicio a tan cierta frase fue preguntar por primera vez  a mi novio: “¿Me acompañarías a un cine porno?”. En el momento no pensé en sonrojarme o en reflexionar sobre cómo se tomaría aquella propuesta. Por suerte, hasta ahora lo estoy haciendo, de otro modo hubiera sido imposible mi visita a algunos de estos lugares.

 

No, no hablaré de mi vida amorosa, tampoco sobre técnicas para reavivar la pasión, sino de mi experiencia  al intentar entrar a un cine porno, mejor dicho, a tres cines ubicados en el centro histórico del D.F: Cinema Río, Cine Venus y Cine Savoy.

 

Cinema Río

 

Como si fuera una  turista –con cámara en mano, un cuadernito con la dirección apuntada, sin short ni chanclas porque hacía frío- recorrí la cera derecha de la calle de Cuba. Empecé desde Eje Central con paso acelerado; la incertidumbre me hacía casi correr. Pero mis pies empezaron a marchar lento cuando me acercaba a la fachada fotografiada por más de tres reseñas que leí del lugar, que anunciaba mi primera vez en un cine porno.

 

Lee la nota completa en nuestra revista digital VIDA+

24 Horas en los Estados

Politorneo de fútbol entre policías y vecinos de Nezahualcóyotl concluye con éxito

El presidente municipal Juan Hugo de la Rosa García entregó el trofeo junto a figuras como Rodrigo “El Pony” Ruiz, Cecilio de los Santos y Pedro...

Gobierno de Campeche apoya a las pequeñas y medianas empresas

En esta administración un total de mil 500 Mipymes, como “Jade Negro”, han resultado beneficiadas con apoyos para su crecimiento

El sismo nos movió, pero Guerrero está de pie para recibir al turismo: Héctor Astudillo

Esto al inaugurar las obras de rencarpetamiento y equipamiento de las avenidas Escénica y Ejército Nacional, en Acapulco

Alexa Rodulfo, maquilista y estilista profesional

Tras el éxito de su primera aventura de negocios, un salón de belleza en Juárez, emigró a Nueva York en 2005 para seguir desarrollándose