Miércoles 23 de Julio, 2014

Fausto y sus demonios

Si el Fausto de Goethe pacta con el diablo en busca de obtener el conocimiento y el placer de la vida, el Fausto de Michoacán debió también haber invocado algún demonio para que, en su corta estancia en el poder, enfrente ya tantos y tan complicados conflictos que han puesto en jaque a su gubernatura.

 

El conflicto estudiantil en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo se volvió un foco rojo para el gobernador Fausto Vallejo, que busca desesperado una salida al enardecimiento de los estudiantes que, lo mismo incendian camiones y organizan disturbios, que le toman las instalaciones universitarias. El problema es que mientras el gobernador teje de día, en busca de acuerdos con los líderes de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL), de noche hay personajes de su propio equipo de gobierno que le destejen esos acuerdos y le atizan el conflicto.

 

Versiones que circulan entre la clase política de Michoacán, sobre el origen de este conflicto, afirman que igual que el Fausto literario, Vallejo pactó, sin saber, con un demonio que le está agitando las aguas de la Universidad y lo hace desde dentro de su gabinete. El incitador del conflicto, dicen políticos michoacanos de primer nivel, es el secretario de Gobierno, Jesús Reyna García, a quien ubican como quien mueve los hilos de la CUL y del conflicto.

 

Reyna se integró al equipo de gobierno de Fausto Vallejo como parte de una negociación política con el anterior gobernador Leonel Godoy. El perredista y su ex secretario de Gobierno, Fidel Calderón, recomendaron a Jesús Reyna para la Secretaría de Gobierno y Fausto aceptó. Desde la gobernación interna y por sus vínculos con el PRD local, Reyna tiene acceso a los resortes de control del estudiantado de la UMSNH y lo estaría manipulando para generar el actual conflicto.

 

¿Qué gana el secretario de Gobierno agitando a la históricamente combativa universidad de Michoacán, cuna de José María Morelos y del mismo cura Hidalgo? Hay dos teorías. Por un lado, ante la debilidad del septuagenario gobernador, Reyna buscaría generar el conflicto para luego resolverlo y hacerse de la absoluta confianza de Vallejo; pero por otro, los más malpensados, ven un intento de debilitar a Fausto al grado de tirarlo y provocar un interinato.

 

Ayer Fausto Vallejo anunciaba la posibilidad de promover la liberación de 13 estudiantes presos por los disturbios ocurridos el 20 de marzo, y buscaba así desactivar el conflicto que escala en Morelia y otras regiones del estado. Tal vez el gobernador debiera buscar su Mefistófeles dentro de su propio despacho y revisar los pactos que hizo para llegar al poder. Quién sabe si aún pueda librarse de ellos.

 

NOTAS INDISCRETAS…La contienda en Tabasco arrancó formalmente con el registro de los candidatos ante el instituto electoral estatal. Arturo Núñez acudió a registrarse como abanderado del Movimiento Progresista y lanzó un mensaje a sus contrincantes: “que no esperen una campaña ligth ni un día de campo”, al mismo tiempo que, a los consejeros electorales, les pidió “actuar sin simulaciones y a la altura del reclamo de los tabasqueños”. Núñez, quien encabeza las últimas encuestas conocidas, dijo que se ha preparado por 42 años para gobernar su estado y que “cuando termine mi mandato, no voy a tener propiedades en el extranjero y caminaré tranquilo por las calles” ¿Para quién sería la pedrada?.. Por cierto que el gobernador Andrés Granier sigue de pleito con el candidato del PRI, Jesús Alí, quien también acudió ayer a registrarse. El último enfrentamiento entre el mandatario y el candidato priista se dio porque Granier le impuso a Amílcar Salas como operador financiero de la campaña. A Amílcar lo conocen en Villahermosa como “el Villarreal tabasqueño” porque ha sido el operador de la corrupción y los negocios del actual sexenio donde su fortuna se incrementó notablemente… Se tiran los dados. Amenaza Serpiente.

 

sgarciasoto@hotmail.com | @sgarciasoto