Es un retroceso impulsar el uso de termoeléctricas

Los costos por ponerlas en funcionamiento son elevados; se debe invertir mejor en tecnologías limpias

Foto: Cuartoscuro/archivo
El Plan de AMLO, de reactivar las plantas termoeléctricas, provocaría mayor contaminación atmosférica por el empleo de combustóleo, de acuerdo con expertos, quienes también cuestionan el uso de una infraestructura obsoleta, por lo que proponen mudar a energías amigables con el ambiente
Compartir
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en print
Compartir en email

Termoeléctricas son caras, viejas y muy contaminantes (+Infografía)

La propuesta de Andrés Manuel López Obrador de invertir en la generación de electricidad mediante el uso de las termoeléctricas, significaría un retroceso para el sector, pues se trabajaría con energéticos que dañan el medio ambiente, y una infraestructura obsoleta.

Por ello analistas consideran que es momento de invertir en en tecnologías modernas, además de designar dirigentes más jóvenes de cara al futuro.

Y es que a raíz de la reforma energética, aprobada en 2013, se permitió a la iniciativa privada entrar a la generación y comercialización de electricidad, sin embargo, para López Obrador ésta no registra beneficio para los mexicanos ya que se promueve a las empresas españolas Iberdrola y Gas Natural Fenosa que le venden la generación de electricidad a CFE.

El costo por rehabilitar una planta oscila entre los 15 mil y 20 mil millones de dólares; de acuerdo con la CFE hay 21 centros de vapor y termoeléctricas.

Miguel Ángel Corro, profesor asociado del Departamento de Economía del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Santa Fe, consideró que el problema de las termoeléctricas es el alto índice de contaminación por ser plantas viejas, además de que ya no son amigables con el medio ambiente.

Esto se debe, dijo, por que esas plantas trabajan con combustóleo, que es el combustible más pesado derivado de una destilación petrolera y usado para generar electricidad.

La reforma dio apertura a la IP

La aprobación, en 2013, de la reforma energética previó que el sector privado participara abiertamente en la generación y comercialización de la electricidad.

Se buscó incentivar el mercado de la generación de electricidad con el desarrollo de más y mejores proyectos.

Respecto a la comercialización, ahora los particulares producirán y venderán a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) su energía generada.

De acuerdo al reporte de la firma Santamarina y Steta, esta reforma permitió que los particulares participen en actividades de financiamiento, mantenimiento, gestión, operación y ampliación de la infraestructura eléctrica mediante contratos de servicio celebrados con la CFE.

Con estos cambios se espera una promoción para las energías renovables, ya que habrá un esquema más flexible para este esquema.

De esta manera, Corro consideró que además el costo por volver a ponerlas en funcionamiento sería elevado, debido a que los últimos gobiernos las han abandonado. Entre ellas destacan las plantas de Tuxpan, Manzanillo y Tula.

Esto podría provocar que debido a los altos precios que se pagan por combustóleo junto al mantenimiento de las plantas, las finanzas de Comisión Federal de Electricidad (CFE) se verán afectadas y la crisis económica de ésta.

Abraham Vergara, coordinador de las licenciaturas en Finanzas y Contaduría de la Universidad Iberoamericana, consideró que en vez de intentar rehabilitar las termoeléctricas en corto plazo, se deberá realizar inversiones en los nuevos ramos del sector, como lo son las plantas de energía sustentables mediante energía eólica.

Josué Luis De la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico, dijo que las energías limpias dentro del país no cubren más que 40% de la demanda de electricidad.

LEG

Compartir
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en print
Compartir en email
NOTAS RELACIONADAS